The caveat of content curation

Not everything is googleable and many things should be investigated more deeply than reading two blog posts.

E-Learning Provocateur

At last week’s Learning @ Work conference in Sydney, Clark Quinn declared:

Curation trumps creation

And this resonated with me. Why spend time, effort and money reinventing the wheel?

However I’d like to explicate his implied caveat:

…if good content is available.

There is a belief prevailing among L&D folks that all the information we need is at our fingertips. We can learn anything online. Everything is googleable.

But this is a myth.

Empty fuel gauge

Anyone who’s spent 5 minutes in an organisational setting appreciates how difficult it can be to source relevant, actionable content. If it’s not hiding in a walled garden, it’s of terrible quality or doesn’t even exist.

We’ve all scoured user manuals and discussion forums and video libraries, seeking assistance for that one specific thing we need to do, only to give up dispirited and empty handed.

Under these circumstances – when the right content can not be…

Ver la entrada original 168 palabras más

Where is L&D heading?

E-Learning Provocateur

Last week I was invited by David Swaddle to be a panellist at the Sydney eLearning and Instructional Design meetup.

The topic of the evening was Where is L&D Heading? and some questions were posted through by the attendees ahead of time, while others emerged through the discourse.

Here is an overview of my answers, plus elaborations and suggestions for further reading, for each of the questions that was (and was not) asked. Feel free to add your own views via the comments…

Businessman holding a crystal ball

With Ernst & Young dropping their degree entry requirement, how do you see the future of universities? Is the race to the bottom on time and price for degrees affecting employers’ perceptions of universities? What respect do MOOC qualifications get?

I find EY’s move here interesting, but I don’t expect other companies to follow suit en mass ? particularly enterprise-wide. Having said that, dropping the degree entry…

Ver la entrada original 1.161 palabras más

Profesionales de aprendizaje y desarrollo, ¡unámonos!

A continuación presento un artículo escrito en 2013 por Cathy Moore. Es un artículo que procuro leer con frecuencia para recordar en lo que creo. Cathy ha sido tan amable de permitirme traducirlo, por lo que por ¡fin podremos sumar más a nuestras hordas! 🙂

manifesto

Nosotros, los profesionales de aprendizaje y desarrollo del mundo, oprimidos e ignorados, por la presente nos libramos de los grilletes de la convención y la obediencia y proclamamos la llegada de un nuevo orden, una nueva era de iluminación en la que valientemente defendemos la verdad, el honor y a nuestros alumnos al… bueno, al dejar de ser oponentes tan débiles.

Rechazamos fingir que la formación es siempre la respuesta. Cuando un cliente dice: “Necesitamos formación”, nosotros no respondemos: “¡Por supuesto! ¿Quiere patatas fritas de acompañamiento?” En su lugar, comenzamos a hacer preguntas. Necesitamos que los clientes establezcan objetivos medibles. Ayudamos a cada cliente a identificar exactamente cómo se están viendo afectados los resultados de la organización, y cómo nuestro proyecto podrá mejorar esos resultados de forma medible, observable y demostrable, porque estamos aquí para marcar una diferencia, no para poner 97.000 diapositivas de PowerPoint en línea.

Nos regocijamos en el poder de la detección de necesidades. Oh, detección de necesidades, tú fiel pero ignorado guardián del tiempo, el dinero y las almas de los alumnos, te damos la bienvenida de vuelta a nuestra profesión y con mentes ansiosas te preguntamos, para todos y cada uno de los proyectos: “¿Qué necesita hacer el alumno?” y “¿Por qué no lo está haciendo ya?”

Abogamos por los derechos de los humildes email, ficha de apoyo y PDF. Si el problema está causado por una simple falta de información, mostramos al cliente cómo una solución ágil situada en el flujo de trabajo puede impedir el gasto y la tragedia de una presentación de 107 diapositivas leídas en alto sin ningún propósito por un avatar que habla y cuyos labios realmente se mueven.

Nosotros diseñamos actividades, no información. Cuando la instrucción forma parte de la solución, no predicamos o arengamos a los alumnos. En lugar de eso, les permitimos practicar lo que necesitan saber hacer y sacar conclusiones de esa experiencia como los adultos que son, y por esa razón nos entusiasman los escenarios (las situaciones).

Nos mantenemos firmes en nuestra creencia de que los alumnos tienen cerebro, y en que debería permitírseles utilizarlo. Con fiereza protegemos el tiempo, las mentes y las almas de nuestros alumnos de los caprichos de los clientes, los vertidos de información, la narración condescendiente, los “estilos de aprendizaje“, las políticas de la oficina, el aprendizaje “motivacional“, los detalles favoritos de los expertos, la navegación restringida, “la concienciación“, las preguntas de opción múltiple flojas, “la transferencia de conocimientos“, “la comprobación de conocimientos“, los objetivos de aprendizaje académicos, los bullet points voladores y las abducciones alienígenas.

¡Somos legión! Aquí están algunos de nuestros nobles guerreros, en ningún orden específico.

Hay incontables guerreros valientes ayudándonos a levantarnos de la opresión, y gritando: “¿Felpudos? ¡Nunca más!” Por favor, cuéntanos sobre los que son tus favoritos en los comentarios.

Whiplash – Motivar con castigos

¿Hasta qué punto es lícito machacar a los mediocres para que de entre ellos surjan los genios? ¿Es cierto que presionar y minusvalorar hacen que una persona se motive para dar el máximo? ¿Y luego qué, qué obtenemos?

Estas son las preguntas que se plantean en la película Whiplash, en la que un profesor y director de música jazz lleva más allá de los límites a sus alumnos, y se ceba especialmente en un nuevo y joven baterista, que podría o no ser uno de aquellos genios, como Charlie Parker.

Las teorías de la motivación muestran que machacar, presionar y castigar producen un resultado mucho más pobre que premiar, reforzar y animar. El refuerzo positivo, el crear un espacio que permita a la persona desarrollar sus competencias, sentir autonomía y aprender de la relación con otros, están por encima de los ambientes militares que se viven con frecuencia en disciplinas como la música y el baile.

Es la palabra: ambiente militar, disciplina militar. El indiscutible líder, que es el “profesor” o “maestro” (habría que ver si merece estas etiquetas) da órdenes y no admite nada por debajo de la perfección. Por tanto, la perfección es lo que tienes que alcanzar, y si lo haces no se te va a felicitar, y lo que esté por debajo hay que machacarlo hasta hacerlo desaparecer, porque solo los mejores pueden subsistir en la elite.

También podríamos pensar en esta figura de poder como en un crítico que, no siendo capaz de alcanzar por sí mismo la perfección que tanto admira, no puede soportar tener espejos (otros mediocres) delante. De hecho, llama la atención que le diga al baterista “¡No estás siguiendo mi ritmo! ¡No estás siguiendo mi tempo!”, en lugar de “el ritmo” o “el tiempo”. Vaya, que parece que el criterio de perfección podría ser subjetivo.

Según el “profesor” de esta película, “buen trabajo” son las dos peores palabras que se pueden decir a un aprendiz o practicante de una disciplina. Porque eso lleva a la autosatisfacción y a no tratar de llegar más allá.

En cambio, el “maestro” elige el camino del terror, de forma que el placer que pueda parecer que siente el instrumentista o la bailarina es en realidad dolor y miedo. Es como si se nos dijese: solo quien soporta el dolor y el miedo y aun así es capaz de ejecutar a la perfección una pieza, solo ese es el genio.

¿Qué habría ocurrido si el padre de Mozart no lo hubiera convertido en un mono de feria desde que era pequeño? ¿Nos habría llegado algo de su música? ¿Habría si quiera compuesto una mísera pieza? Yo creo que sí: creo que su talento era independiente de la presión de su padre.

Imagen de la película El último bailarín de Mao

En la película El último bailarín de Mao, el protagonista chino conoce a una bailarina “mediocre” en Estados Unidos, y decide casarse con ella, pero pronto surgen las desavenencias, pues él en unos meses se ha convertido en una figura principal del ballet de la ciudad, mientras que a ella la descartan en cada casting. Entonces pensaríamos: ella es mediocre, no tiene derecho a bailar. Sin embargo, se separan, ella se va a otra ciudad, y allí es bailarina durante varios años. Lo que uno de estos “maestros” consideraba mediocre a otro le vale, y le vale lo suficiente como para que esta persona realice su sueño. Y sí, es cierto que quien trasciende su propia vida es un bailarín como el de Mao, y no la bailarina vulgar y corriente.

Por otro lado, también es cierto que las dificultades nos hacen crecer. Cuando encontramos una barrera delante, una persona difícil, una situación problemática, podemos crecer hasta ser capaces de superar el obstáculo, de ponerlo de nuestro lado, de vivir a pesar de él o con él. Creo que a eso se puede referir el “profesor” de Whiplash: si te dicen “buen trabajo”, no tienes ya barrera que superar.

Quizá lo más sensible de todo esto es que esta manipulación a la que algunos “maestros” someten a sus aprendices ocurre necesariamente cuando los practicantes no son adultos, cuando su cerebro está aún formándose, incluso a edades muy tempranas.

Yo me suelo escalofriar cuando oigo a una madre decir que va a apuntar a su hija a gimnasia rítmica o a ballet, o bien cuando veo niños muy pequeños tocando ya el violín, el violonchelo… ¿Sabe esa madre de la dura disciplina militar que se impone en estos ambientes? ¿Sabe si su hijo/a la va a resistir? ¿No se plantea quizá algo más suave, menos exigente, en lo que quizá esa persona vaya a disfrutar más?

Como veis, no estoy hablando mucho de la película en sí, recomiendo que la veáis. Al que además le guste el jazz la va a disfrutar mucho. A mí no me gusta especialmente, y aun así reconozco que las piezas que se escuchan en la película son poderosas. La recomiendo también por la actuación de ambos protagonistas, y la recomiendo sobre todo para invitaros a esta reflexión sobre la motivación, los métodos de enseñanza, y la genialidad o mediocridad y cómo llevarse con ellas.

Saber más:

¿Por qué construir e-learning interactivo es un proceso en dos pasos?

Artículo traducido del original de Tom Kuhlmann.

Consejos de e-learning interactivo
¿Cómo se define el elearning interactivo?
Es una pregunta que hago a los clientes cuando me dicen que quieren un curso de e-learning interactivo. Por lo general, ellos definen elearning interactivo con lo que normalmente consideramos “fuegos artificiales”. A menudo, mencionan cosas como botones de fantasía que cambian de color y efectos de rollover.
A veces, bromeamos sobre ellos como interacciones superfluas o innecesarias. Sin embargo, sí juegan un papel importante en el elearning interactivo. Pero son solo una parte del proceso de aprendizaje electrónico interactivo.

Paso 1: el e-learning interactivo requiere acciones en pantalla

Uno de los objetivos del aprendizaje electrónico interactivo es construir una experiencia inmersiva. El diseño visual del curso debe ser contextual. Es algo que hemos revisado antes. Por ejemplo, si estás haciendo un curso sobre tecnología de salas de operaciones, querrás llevar al alumno a la sala de operaciones. Puedes hacer parte de esto recurriendo a tu voz visual y elaborando una pantalla visualmente absorbente.
Otra forma de crear una experiencia de inmersión es que los usuarios interactúen con los elementos que aparecen en pantalla o “toquen la pantalla.” Hemos hablado de esto antes en una entrada de blog sobre cómo tocar la pantalla.

Tocar la pantalla

Tocar la pantalla es la clave. Tampoco es una opción de y/o. Independientemente de la forma de diseñar las interacciones de tu curso, el alumno va a interactuar con él. Ofrecerás opciones para hacer clic, pasar el ratón, o arrastrar. Y puesto que este es el caso, es necesario que te asegures de que estas interacciones en pantalla contribuyen a una experiencia interactiva de alto valor que mete al alumno en el curso.

Paso 2: el e-learning interactivo requiere acciones en el cerebro

Interactuar con los elementos que aparecen en pantalla es una parte importante del diseño de los cursos de e-learning. Sin embargo, el objetivo final del curso es alcanzar objetivos específicos de aprendizaje. Así que en ese sentido, yo defino elearning interactivo como conseguir que el alumno interactúe con el contenido. Esto es más que interacciones visuales y táctiles. Incluye que los alumnos procesen lo que han aprendido y demuestren comprensión.

Aprendizaje interactivo

Aquí hay algunas claves para la elaboración de una correcta experiencia interactiva:

  • Desarrolla objetivos claros de aprendizaje. ¿Por qué los alumnos realizan este curso y qué esperas de ellos cuando lo hayan acabado? He aquí un buen punto de partida para aprender más sobre la creación de buenos objetivos de aprendizaje.
  • Haz que los alumnos demuestren su comprensión. Con objetivos claros se puede desarrollar un medio para que el alumno demuestre lo que han aprendido y su nivel de comprensión. Esto es más que un simple test de opciones múltiples. En lugar de ello, son las actividades del curso y las situaciones de toma de decisiones los que demuestran lo que saben.
  • Coloca su aprendizaje en un contexto pertinente. Muchos de los cursos de e-learning confían demasiado en la información y no lo suficiente en el rendimiento. Una forma de evitar esta trampa es enmarcar el contenido en un contexto que sea real para los alumnos. Y luego presentar la experiencia de aprendizaje de una manera que refleje la forma en que trabajan y el tipo de decisiones que necesitan tomar. Aquí hay un post sobre cómo pasar del aprendizaje basado en información al aprendizaje basado en el rendimiento.

El e-learning interactivo involucra al alumno. Puedes involucrar sus sentidos para elaborar una experiencia de inmersión (hacer que tenga un aspecto magnífico y ofrecer un montón de interactividad en pantalla). Pero no puedes pararte ahí. También necesitas hacer que procesen la información. Sitúalos en un contexto relevante y haz que tomen el tipo de decisiones que tomarían en la vida real.

Combina la interactividad de “tocar la pantalla” con una buena toma de decisiones y estarás en la vía para crear grandes cursos de e-learning. ¿Cuál es tu opinión?

Getting Instructional Design Closer to the Business

Una visión fundamental para todo formador: tener la vista puesta en el negocio al que sirve.

Onlinelearn - Thoughts on Course Design

I am constantly amazed by instructional designers that think that “training” is what they do, rather than “help businesses”, and ignore some of the norms of business behaviour and thinking.

So – here’s 5 things you can do to get closer to business.

Ver la entrada original