Las cosas líquidas

En un post anterior os hablé de Las cosas, una novela de Georges Perec.

Algo que me ha llamado la atención de esta novela es encontrar ya indicios de la modernidad líquida descrita por Zygmunt Bauman. No hacía falta llegar a las “pantallas líquidas” para empezar a vivir una “vida líquida”, donde todo es frágil y confuso, la trayectoria de vida ya no es clara, ya nada asegura que siguiendo los pasos tradicionales se logre una posición fija, un hueco.

Modernidad líquida

El ejemplo más común es comparar la producción tipo Henry Ford con la de Bill Gates. Si entras en Ford, puedes esperar acabar allí tu carrera profesional. Si entras en Microsoft, puedes esperar que al año siguiente estés en un sitio completamente distinto. El futuro no está garantizado, cada individuo tiene que abrirse paso sin poder apoyarse en la colectividad. Las normas las impone el mercado, caracterizado por la relación directa entre productor y consumidor, en que el trabajo queda relegado a ser una materia prima más.

Ya en los 60, época en que está ambientada Las cosas, sus protagonistas se dedicaban a los estudios de mercado. Es la época de Mad Men, cuando el mercadeo comienza a profesionalizarse con estudios de mercado cada vez más rigurosos. Sylvie y Jérôme tenían un trabajo de campo, entrevistaban a personas y muchas veces viajaban para ello:

¿Le gusta el puré preparado y por qué? ¿Porque es ligero? ¿Porque es untuoso? ¿Porque es tan fácil de hacer: un gesto y hala? (…)

¿A qué se presta antes atención al comer un yogur?: ¿al color?, ¿a la consistencia?, ¿al sabor?, ¿al perfume natural? (…)

¿Qué piensa de su lavadora? ¿Está contento con ella? ¿No hace demasiada espuma? ¿Lava bien? ¿Rompe la ropa? ¿Seca la ropa? ¿Preferiría una lavadora que secara también su ropa?

 

Los deseos nunca se agotan

Una muestra de varias cosas sólidas y líquidas

Estos personajes de la novela viven en una angustia constante porque sus deseos superan a sus posibilidades de una forma abrumadora. Es más, confunden deseo y necesidad, ya que los objetos que se mencionan no son necesarios para vivir, aunque sean muy deseables. Es la época en que los términos de oferta y demanda se invierten; ahora la oferta genera su propia demanda (Ley de Say).

En el mundo en que vivían, era casi de rigor desear siempre más de lo que se podía adquirir.

…el dinero –semejante afirmación es forzosamente trivial– suscitaba necesidades nuevas.

Lo que sí es muy diferente es el tipo de anhelos del consumidor. Jérôme y Sylvie recorren los anticuarios de París buscando objetos valiosos y admirándolos desde fuera del escaparate, porque no se los pueden permitir: alfombras, candelabros, cojines, libros encuadernados en piel, divanes Chesterfield, floreros, tapices, armarios de roble… Son objetos sólidos frente a los objetos líquidos actuales.

[Existían en las calles] las ofertas falaces, y sin embargo tan cálidas, de los anticuarios, los tenderos, los libreros.

Los paralizaba la inmensidad de sus deseos.

Los deseos de ahora son tan inmensos o más que los de los años sesenta, con una diferencia: que ahora parecen cubrirse con cosas líquidas, o incluso con cosas “gaseosas” (por diluir un poco más las cosas), cosas que ni siquiera son tangibles, como los “me gusta” de las redes sociales.

En nuestros tiempos, Sylvie y Jérôme quizá habrían deseado tener un iPhone última generación (para qué mencionar cuál si me va a dejar obsoleta esta entrada en 5 minutos), una tableta iPad, pero también muchos miles de seguidores en las principales redes sociales, muchos miles de “Me gusta”, un prestigio digital que, al pasar después por una de las plazas modernas, desierta, sin bancos, sin árboles y abiertamente hostil, nadie les reconocería. “Ah, ¿pero tú eres @satanica74?”

La transformación del mercado

La transformación del mercado hacia lo estético sí comienza en aquella época:

…no era raro ver a un antiguo detallista muerto de hambre convertirse en especialista en quesos, con un delantal azul que daba un tono de muy entendido y un local de vigas y mimbres…

Y ahora continúa, porque este antiguo especialista en quesos se convierte en un bloguero influencer que incluso puede conseguir un espacio en televisión tras haber generado miles de seguidores en Youtube.

Siempre más abajo de lo que sería deseable

Lo que es fundamental, lo que se creó ya en esa época en que la oferta busca generar la demanda y que es cada vez más acusado, es crear en el consumidor la sensación continua de insatisfacción: siempre más abajo en la escala de lo que sería deseable, sin saber muy bien cómo acceder a las capas más altas, soñando con la riqueza pero no trabajando para lograrla porque se sabe de antemano que es inútil, que la riqueza viene por otro lado, quizá heredada, quizá de la falta de escrúpulos, quizá de explotarse a sí mismo/a:

Y ellos comprendían, porque por todas partes, a su alrededor, todo se lo hacía comprender, porque se lo metían en la cabeza de la mañana a la noche, a fuerza de eslóganes, de carteles, de anuncios luminosos, de escaparates iluminados, que estaban siempre un poco más abajo en la escalera, siempre un poco demasiado abajo. Y aún tenían la suerte de no estar entre los más desfavorecidos.

Ahora, como en los sesenta en Francia, aún nos alegramos de tener la suerte de no estar entre los más desfavorecidos, de los que tratamos de distinguirnos a toda costa. Las diferencias sociales entre ricos y el resto van en aumento, la clase media adelgaza a buen ritmo y, con el tiempo, parece como que nos acercamos a esa franja de desfavorecidos a la que nadie, nadie, quiere pertenecer, por lo que, compremos entonces un iPhone de imitación o unas Nike que den el pego, todo menos “parecer” uno de esos que están fuera del club del «universo espejeante de la civilización mercantil, las prisiones de la abundancia, las trampas fascinantes de la dicha.»


Me gustaría conocer tu opinión. ¿Qué preguntas o reflexiones te surgieron mientras leías este post? ¿Te identificas con Sylvie y Jérôme?

Como siempre, te agradezco mucho que te tomes el tiempo tanto para leer el artículo como para compartir tus pensamientos en comentarios.

Anuncios

El método KonMari un año después

Llevo un tiempo queriendo contar cómo me fue con el método KonMari que comencé el año pasado por estas fechas.

La lectura del libro Las cosas, de Georges Perec, me ha recordado este proceso y me he animado a contaros que, en realidad, no pude acabarlo, porque “las cosas” tienen vida propia y han decidido quedarse.

Portada del libro Las cosas, de Georges Perec

Si recuerdas, el criterio del método KonMari era el siguiente:

Quédate lo que te hace feliz.

Esta máxima se ha encontrado en mi caso con varios problemas:

Problemas de armario

Lo cierto es que, si realmente solo te quedas con la ropa que te hace feliz, no puedes ir al trabajo. Quien dice trabajo, dice a ver a un cliente estratégico, o a una feria empresarial, etc. En mi caso concreto, que tiendo a priorizar la comodidad de la ropa sobre su aspecto, he descartado en el cubo de Cáritas un montón de ropa en perfectas condiciones para ir a todos estos sitios mencionados, si bien no exactamente cómoda.

Por otro lado, si te deshaces de la ropa que no te hace feliz, pronto vas a necesitar hacer un gasto muy grande en nueva ropa que quizá tampoco te haga feliz, sino que te hace falta.

Además, pienso que con la ropa pasa algo parecido a lo que ocurre con el eslabón más débil de una cadena: la prenda más raída, esa que solo llevas en casa o para pasear al perro de noche, es la que define la calidad de tu ropero… Y lo mismo, si te deshaces de esas prendas, sustituirlas requiere un gasto no esperado.

Los protagonistas de Las cosas (escrita y ambientada en los 60) sueñan con ropa de mucha calidad, con tener varios zapatos, con ser ricos… sin hacer nada para lograrlo porque lo ven como un sueño imposible. Ellos también tienen problemas de armario.

Problemas de apego hacia los objetos

En el primer capítulo de Las cosas, Perec nos introduce en un hogar para ricos, en cómo sería ese hogar para Sylvie y Jérôme, los protagonistas siempre borrosos, como vistos de lejos, de la novela. El hogar para ricos, sin duda, está lleno de cosas. Son cosas vistosas, bellas y de mucho valor. Y es que la primera frase lo dice todo:

Les habría gustado ser ricos.

Ya es algo imposible, es la tercera condicional, la de “Si hubiera… habría…”, la que no tiene vuelta atrás.

Pues bien, en mi caso lo que descubrí es que, tanto los libros que no pensaba volver a leer como los objetos de adorno que en su día no eran más que baratijas, se resistían a irse porque habían adquirido un valor, el que les atribuían los años. Los años habían convertido a estos objetos en cosas valiosas, en compañeros de piso, en un apéndice irrenunciable. De alguna manera, el valor que adquieren es como un “peso” (se nota mucho en las mudanzas, por cierto), pero no es intercambiable por dinero: es como si todos estos objetos y libros, si salen por la puerta, se fuesen a deshacer en polvo.

Era casi de rigor desear siempre más

Esta es otra de las frases de Las cosas, y una frase que quizá defina cada vez más nuestras vidas. Cuando las cosas son efímeras porque están fabricadas para serlo, resulta que conseguir renovarlas con cierto ritmo es lo que diferencia a los ricos de los pobres. La conservación de las cosas de calidad ya no distingue una buena vida, sino la renovación constante hacia el último modelo, la moda de esta semana, la moda del año que viene por estas fechas.

En este estado de la realidad, quizá no cuente tanto deshacerte de lo que no te hace feliz como extraer felicidad de esa constante renovación que es casi imposible de evitar. La alegría ya no se deriva de estar rodeado de objetos que te hacen sentir feliz, sino más bien de poder sustituir estos objetos…


¿Cómo lo ves tú? ¿Dedicas tiempo y dinero a la renovación constante de “las cosas” que posees? ¿Crees que esto debería cambiar? Me encantaría continuar la conversación en los comentarios. ¿Qué preguntas o reflexiones te surgieron mientras leías este post?

Como siempre, agradezco profundamente a mis lectores que se tomen el tiempo para leer el blog y unirse a la reflexión.

Si quieres saber más del método KonMari, lee este post.

¿Otra vez la misma canción, Sam?

En Casablanca, Sam tocaba una canción que Rick le había prohibido

Seguro que la tensión y dinamismo del guion de Casablanca decaerían si, en el momento en que Rick descubre a Sam volviendo a tocar “As time goes by” le hubiese dicho:

¿Otra vez la misma canción, Sam?

Y es que, ¿cuántas veces como máximo puede escucharse una canción? ¿Dónde está el límite más allá del cual la “utilidad marginal decreciente” comienza a ser negativa y el bien se convierte en un mal? Lo creáis o no, este tipo de preguntas se analizan en Microeconomía y se representan en ejes de coordenadas…

Pero no, no quería entrar en el terreno analítico, sino en el del arte.

¿Existe un límite en el disfrute de una obra de arte?

Mi grupo preferido es Queen. Puedo asegurar que la mayoría de las canciones ya no las soporto. No solo me las sé de memoria, es que ya no me proporcionan ninguna “utilidad” o satisfacción.

Hablemos de obras universales, por si a alguien no le gusta Queen: ¿qué me decís de La Gioconda? Una vez estuve en el Louvre, y vi a la Mona Lisa. La vi, sí. Creo que había cincuenta metros de distancia, cubiertos por gente tratando de ver lo mismo que yo. El tamaño del cuadro era menor al esperado (las reproducciones no nos dicen el tamaño original), y a la distancia a la que pude avistar esta obra, no me dijo absolutamente nada: ya la había visto, aunque no fuera la original, un número demasiado alto de veces.

¿Y qué ocurre con un libro? Pues creo que en este caso es más difícil agotar la “utilidad” o el disfrute de la obra, porque rara vez se lee un libro dos veces, o quizá sí, uno muy concreto. Yo he releído algún libro muy puntualmente, pero en general, el libro es un objeto cuya utilidad desaparece una vez se sitúa, ya leído, en la estantería.

El espesor

Yo no hago más que acordarme del concepto de “espesor”. Se nos explicó en Teoría de la Literatura, como la dimensión de peso o grandeza que adquiere una obra por la cantidad de receptores que tiene y ha tenido a lo largo de la historia, algunos de los cuales la han estudiado a conciencia.

Por ejemplo, Las Meninas. Otro cuadro que si te lo menciono tienes de él una imagen mental rápida, porque es ciertamente difícil no haber visto nunca una reproducción. Quizá no recuerdes que es la familia de Felipe IV o la ubicación concreta de los personajes, pero sí que te viene a la cabeza un “manchurrón” de Las Meninas.

Usar, usar, usar, despacito, y luego tirar

La tendencia es, precisamente, a agotar cuanto antes el número de veces que puedes disfrutar de una obra antes de empezar a odiarla. Ocurre con las canciones que son número uno en las listas, como Despacito.

Algo hace que te sea totalmente imposible escapar al uso reiterado de algunas canciones: están en el supermercado, en el gimnasio, en la tele, en la radio… Hasta que son agotadas. Ojo, que la canción que he tomado como ejemplo a mí me gusta. Y también tengo que decir que cuando la escuché en más de un sitio en Atenas… Pues ya me gustó menos.

¿Otra vez el mismo libro, Sam?

Esto, por tanto, es lo que nunca oiremos, ya que un libro es lo suficientemente gordo como para evitar el queme por exposición reiterada al producto.


¿Tú cómo lo ves? ¿Hay alguna película, canción, libro, cuadro, escultura… que no te canses nunca de disfrutar? ¿Crees que existe un número finito de veces en que puedes estar en contacto con una obra? Me gustaría conocer tus opiniones, ¡gracias! 🙂

¿Miras o te miran?

Si hacemos esto de dividir el mundo en dos, hay dos tipos de personas, las que miran y las que son miradas: introvertidos y extrovertidos. Es como si muy pronto en la vida se tomase una decisión:

“Yo miro”

“Yo soy mirado”

Yo miro

El que mira es un observador. Se posiciona frente al mundo como un espectador, toma nota de lo que sucede, se interesa por los cambios en lo que observa, sean personas, animales, objetos… o ideas. Por tanto, suele estar fuera de la acción, como si sucediese incluso si él/ella no estuviera ahí.

También podemos hablar de una mirada de dentro afuera, la persona toma nota del medio ambiente y lo clasifica.

 

Yo soy mirado

Yo soy mirado incluye: “Yo soy admirado”. Es un perfil que se da cuenta de que otras personas reaccionan a su aspecto, sus gestos y a lo que dice. Se motiva entonces por mostrar una imagen. Es uno de los personajes de la película, forma parte de la acción.

En este caso, la mirada va de fuera a dentro: el medio ambiente reconoce a la persona, que clasifica sus propias reacciones (gestos, mirada, etc.) frente a lo que recibe.

Una mujer se mira en el espejo, de forma que es al mismo tiempo quien mira y quien es mirada

Nota: al elegir esta imagen, me doy cuenta de que, cuando te miras al espejo, eres al mismo tiempo de los que miran y de los que son mirados…

Yo miro y soy mirado: sabiduría superior

Algunas personas no tienen una tendencia tan marcada, y otras aprenden a ver el mundo desde el otro punto de vista.

La persona que mira y es mirada, es capaz de apreciar los detalles a su alrededor, de tener en cuenta personas, animales, objetos y conceptos y al mismo tiempo se sabe un personaje dentro de la acción, por lo que interactúa con otras personas mostrando una imagen.

De esta manera, se mantiene un equilibrio entre el mundo exterior y el interior que es enriquecedor.

 

¿Cómo alcanzar la sabiduría superior?

Paso 1:

Conócete a ti mismo.

Esto lo dijo Confucio. Parece muy simple, pero no lo es, porque la mayoría tendemos a conocernos de una manera amable, pasando por alto los aspectos negativos que no queremos admitir.

Para saber si eres de los que miran o de los que son mirados, puedes hacer un test de personalidad que recoja el rasgo de introversión/extroversión.

 

Paso 2:

Emprende el camino hacia el equilibrio. Si resultas ser una persona muy introvertida o muy extrovertida, tendrás que hacer un esfuerzo mayor para incorporar a tu personalidad los rasgos del tipo que no eres.

Otra opción muy loable es quedarte como estás, al fin y al cabo, tu perfil tiene en sí muchos rasgos positivos.

 

Paso 3a: pruebas para introvertidos

Pon a prueba tu aprendizaje. Si por ejemplo eres de las personas a las que les gusta mirar, prueba a:

  • Llamar la atención sobre ti en un grupo.
  • Ensayar gestos en el espejo.
  • Elegir con cuidado la ropa según la imagen que quieras proyectar.
  • Acércate a hablar con alguien.

 

Paso 3b: pruebas para extrovertidos

Si eres una persona a la que le gusta ser mirada, incluso admirada, prueba a:

  • Observar las plantas de tu entorno, o la forma de los edificios.
  • Escuchar plenamente a alguien sin fijarte en tus reacciones.
  • Mirar lo que está ocurriendo con cierto distanciamiento.
  • Sacar conclusiones sobre los datos observados.

 


¿Y tú? ¿Cuál es tu tipo? ¿Eres capaz de tener un equilibrio entre ambos tipos de mirada? Ya sabes que tus comentarios son muy valorados. 🙂

Suspendiste el examen

Lo reconozco, era una prueba difícil. El test de normalidad comenzaba con 7 preguntas que podías más o menos ir pasando, pero al llegar a las pruebas de fuego te viniste abajo… sobre todo con la última.

Sara Carbonero, Mozart, Penélope Cruz

Sara Carbonero

Se ha hecho viral la carta de una periodista que estudió con Sara Carbonero. No sé si ya se nota la comparación odiosa: “una periodista” frente a “Sara Carbonero”. Entiendo que esta periodista es María Jiménez, por una etiqueta que aparece al pie del artículo. Pero ya el texto es anónimo y solo refleja la fama y el éxito de Sara Carbonero.

La periodista se pregunta qué ha hecho mal. Nosotr@s, en la escuela de lo común, pensamos que no has hecho nada mal. Pensamos que eres única, y pensamos que no eres Sara Carbonero ni tienes por qué serlo.

Por razones que se escapan a nuestro entendimiento, Sara Carbonero fue por el camino de la fama y la periodista anónima no.

Ningún famoso ni héroe ni ser extraordinario pasaría las pruebas de la normalidad: ellos y ellas se ven obligados a hacerse muchas fotos, a publicarlas, a ir de vacaciones a sitios especiales, a controlar de continuo sus tiempos, a describir en ocasiones su trabajo con términos en inglés, a no cometer errores, a saberlo todo, a tener una pareja también extra-ordinaria y a no pasar de la franja de 30 a 40 años, si es que han llegado a ella. Por eso tantas operaciones de estética…

¿No parece una esclavitud vivir así?

Nuestra periodista, los que habéis suspendido y yo misma compartimos algo con Antonio Salieri: no hemos superado la prueba de fuego 4: batalla final, que consiste en aceptar los límites propios y entender por dónde va en realidad nuestra vida, alejándose a marchas forzadas de la fama.

Mozart

Mozart era un ser extraordinario, un verdadero genio.

 

Wolfgang Amadeus Mozart, un genio extraordinario

Si bien la película Amadeus parece no ser fiel a la realidad, es probable que a todo genio como Mozart le rodeen varios personajes no tan brillantes, como Antonio Salieri. El genio parece producir de forma natural su rasgo atípico, su diferencia, su originalidad, mientras que el resto a su alrededor hace grandes esfuerzos por poder si quiera compararse a él.

Es mucho más duro ver triunfar a un genio en el área en el que nos encantaría destacar que observar el triunfo sin tener ninguna cualidad comparable.

Alguien como el Antonio Salieri que magistralmente retrata la película se retuerce de dolor al ver a otro triunfar con tanta facilidad en su mismo elemento.

(Hemos de decir en el descargo de Mozart que se tomaba muy en serio su música y que no era un personaje tan frívolo como se muestra en la película).

Penélope Cruz

Penélope Cruz es mi Sara Carbonero en cierto sentido.

Yo hacía ballet clásico en una academia en Alcobendas, y a los diez años irrumpió en ella Penélope Cruz (tenemos la misma edad). Reconozco que a esa edad todavía creía que podía ser bailarina, pero no era consciente de que no tenía la capacidad para ello. Aparece Penélope (es cierto que cuando conoces a alguien le llamas por su nombre de pila) y de pronto la presentan al conservatorio y se lleva papeles importantes en el festival de fin de curso, ¿por qué?

Al igual que cuenta la periodista sobre Sara Carbonero, Penélope atraía la atención. Ya a esa edad llenaba el escenario. Su carisma hacía que en el vestuario se hiciese con la atención en unos segundos, era como un imán irresistible de espontaneidad y fuerza que ya despertaba ciertas envidias. Si la veías por la calle te llamaba la atención, parecía haber un halo a su alrededor, un halo de distinción, de estilo, de originalidad.

No sentí nunca una sensación de rivalidad con ella, en muy pocos años fui plenamente consciente de que no iba a ser bailarina, y lo dejé (a los 14). Ella por entonces estaba en 3º de conservatorio, creo recordar. Penélope fue a veces mi pareja de baile, por altura. Y una vez me maquilló cuando hicimos un espectáculo en una plaza de la ciudad. Ya está, esa es toda la relación.

Ya que ella estaba triunfando por todo lo alto (en esa época siendo modelo de catálogo y muy pronto haciendo el vídeo de Mecano La fuerza del destino, del álbum Descanso dominical), muchas otras adolescentes se apuntaron a la agencia de modelos en que estaba ella. Chicas más guapas. Chicas con mejor cuerpo. Daba igual: lo que tenía Penélope no lo tenía ninguna otra a su alrededor.

Y esto, amig@s míos, creo que es algo que escapa a nuestro control. Por eso nadie da con la fórmula de por qué Penélope sí y la chica de al lado no: porque no hay fórmula.


¿Cómo te fue a ti? ¿Conoces a algún famos@ que creció a tu lado como uno más? ¿O a alguno que ya apuntaba maneras del éxito absoluto? ¿Eres tú mismo un famos@ al que le gustaría dar su punto de vista? (Esto nos ayudaría mucho en la escuela de la normalidad). ¡Gracias por compartir!

Test final: pon a prueba tu normalidad

Es hora de practicar

Hemos estado estudiando la manera de llevar una vida común, haciendo cosas normales, renunciando a ser extraordinarios, porque:

Por definición, si todos somos extraordinarios, nadie lo es.

"No sientas vergüenza de usar la misma ropa, no tener un gran celular o andar en un auto viejo. Vergüenza es aparentar algo que no eres": una frase que se atribuye a José Mújica.

Aquí proponemos una serie de pruebas o prácticas para que compruebes tus avances en esta contra-moda:

Pruebas normalitas

  1. Prueba a reconocer que no lo sabes. Decir “no lo sé” está muy mal visto hoy día: parece que todo el mundo ha de tener una opinión y saberlo todo, y si no lo sabe, lo busca en Google. Serás una persona normal que “no lo sabe”, como el resto, y además tú lo reconocerás con sencillez.
  2. Prueba a entregar un trabajo con algún error, por ejemplo, una errata o la falta de ortografía que más odies: haber qué pasa, todos tenemos derecho a cometer errores. Deja que Word te subraye las faltas, y las dejas ahí, en rojo. ¿Podrás soportar algo asín?
  3. Prueba a no utilizar términos en inglés para describir lo guay de tu actividad. Te puede servir este inspirador artículo citado por Javier Meléndez. Por cierto, tendré que rectificar mi descripción de a qué me dedico. Lo dejaré en “hago cursos”.
  4. Prueba a ir de vacaciones y no hacer ni una sola auto-foto. Si esto te parece muy duro, prueba a no subir a ninguna red social ninguna de las cientos de auto-fotos que te has hecho.
  5. Prueba a ir de vacaciones a un sitio muy normal y corriente, como cualquier ciudad española de cuyo nombre no nos haremos eco, y eso sí, sube todas las fotos a todas las redes sociales, para demostrar lo normal que eres.
  6. Prueba a salir a la calle y dar un paseo. Luego vuelves a casa y la prueba está finalizada. Normas para esta prueba:
  • No llevar reloj, ni smart watch, ni teléfono, ni smart phone, ni podómetro… Nada medirá tus tiempos.
  • Como no llevas smart phone, no puedes hacer ninguna foto ni subirla a ninguna red social.
  • Tampoco puedes comentar en redes sociales lo que estás haciendo: “Ey, estoy dando un paseo por mi barrio, ¿qué pasa?”
  • Puedes hablar con quien quieras. Pero con la voz, directamente, con la persona físicamente delante. A esta(s) persona(s) sí les puedes decir que estás dando un paseo. Nota especial si escuchas lo que te cuentan.

Pruebas de fuego

Prueba de fuego 1:

Queda con esa persona de la aplicación de ligar que no te atrae especialmente, que parece maja pero que jamás te liarías con ella.

Prueba de fuego 2:

Di la edad que tienes. La nota sube con la edad:

  • De 30-40: bien
  • De 40-50: notable
  • De 50-60: sobresaliente
  • De 60-70: ¿te sigue importando?
  • +70: seguro que nos puedes dar muchos consejos en esto de convertirse en una persona normal.

Prueba de fuego 3:

Prueba a no tener razón. En cualquier discusión que se te presente, mantén tu postura poco tiempo y luego reconoce que nadie está en posesión de la verdad. Si quieres subir nota, discute sobre algo que te dispare la adrenalina. Matrícula de honor si consigues no tener razón en tus creencias más arraigadas.

Prueba de fuego 4: “batalla final”

Se trata de reconocer que tu camino no va por donde te gustaría, y de reconducirlo a caminos que funcionen mejor, más rentables. Tus habilidades artísticas pueden utilizarse en trabajos mucho más mundanos de lo que tu ilusión indicaba. Si bien gente como Ken Robinson nos dice que todos tenemos nuestro elemento, lo que no dice quizá es hasta dónde podemos llegar con él…


Me gustaría conocer tu opinión. ¿Cuál ha sido para ti la prueba más difícil? ¿Apruebas el test de normalidad?

Como siempre, te agradezco mucho que te tomes el tiempo tanto para leer el artículo como para compartir tus pensamientos en comentarios.

 

Quitarse importancia

Nuestro curso sobre hacer lo común y ser una persona normal y corriente está llegando a su fin, pero aún quedan un par de temas en el tintero. Por si no lo habías notado, el objetivo global del curso “haz lo común” es “quitarse importancia“, primo hermano de “desdramatizar”. Estos son los temas que ya hemos tratado:

Es posible que tú seas más como don Quijote que como Sancho Panza. No te preocupes, para eso precisamente tenemos aquí este post.

Portada del libro El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Yo soy diferente

Hay seres que sin saber bien por qué se sienten sin raíces en este mundo. Lo que los demás llaman realidad les parece un espejismo, un sueño confuso y a menudo angustioso. Se sienten condenados a vivir en este mundo como si se tratara de un exilio en tierra hostil. Con nostalgia incurable añoran otra realidad que creen recordar como una patria lejana, sin poder formular nada concreto sobre ella.

¿Te sientes identificado/a? Este texto es del cuento La leyenda de Indicavía, dentro del libro de cuentos La prisión de la libertad, de Michael Ende.

Puede que, como a Jerónimo en este cuento, te parezca que estás en un mundo extraño, ajeno a ti, y que deberías estar en otro, que es el real. La mayoría de las personas se sienten diferentes (y mejores) y la mayoría de las personas son muy iguales entre sí. Podemos sacar estadísticas de todo tipo en las que hay unos valores medios, unas desviaciones respecto a esos valores y unos atípicos, que son los casos fuera de lo común.

Por muy especial que sea una persona, no deja de ser una persona. No hay una persona tan especial tan especial tan especial que sea un dios. Como mucho, podemos decir que es un héroe o una heroína, según sus hazañas.

Quitarse importancia

La modestia es una virtud del ya nombrado en este curso Rafa Nadal, una persona de la que podemos aprender cómo quitarse importancia. Él valora sus grandes hazañas en su justa medida o por debajo de lo que debería.

Es cierto que la autoestima es muy importante para salir adelante en este mundo, y también es cierto que cada vez hay más personas en él, con más acceso a los recursos y a la educación, lo que da como resultado más personas más o menos brillantes, que a su vez lleva a menos personas que destaquen por encima de los demás. En otras palabras, la autoestima no te salva de la dura comparación con los otros miles de millones de humanos.

A los grandes autores, artistas, etc. de antes les habría costado mucho abrirse paso en el mundo actual, donde no es que el de al lado sepa leer y escribir, es que tiene dos másteres y habla tres idiomas. A veces me imagino algunas de las grandes obras universales de los griegos, o de las que tuvimos que leer en el instituto, ahogada en este maremágnum de personas tratando de destacar con sus propias creaciones.

Yo soy como todo el mundo

Tal vez tu caso sea el contrario, en lugar de sentirte como Jerónimo, el niño del cuento que se sentía en tierra hostil, te sientes como pez en el agua siguiendo la corriente. Entonces, es probable que dediques tu tiempo a, como todo el mundo, tratar de recibir caricias (likes) virtuales al publicar auto fotos (selfies) muy semejantes a las de la mayoría. Acaso lo fundamental sea no sentirse obligado/a a publicar fotos semejantes a las de la mayoría, o visitar las redes sociales que visita la mayoría, para seguir siendo igual que la mayoría.

Desdramatizar

Por último, quitar hierro a nuestros propios asuntos es un reto que proponemos desde el curso “haz lo común”. Lo cierto es que el drama está a la orden del día: es una buena forma de hacer que nuestro tema destaque un poco por encima del resto. Estamos deseando compartir dramas de todo tipo. Cuanto más nos obsesionamos con estos dramas, más grandes se hacen. Es curioso, pero si una persona afirma que cuando va por la calle le miran mal y con odio, por alguna razón acaba recibiendo ese tipo de miradas.


En conclusión, cada uno sale adelante como puede, va haciendo aquello que considera que toca, y a veces logra unos “likes” de aliento para continuar su camino. El mundo de hoy día no permite mucho más, y elevarse sobre la media te convierte en un atípico, cada vez menos probable, un bicho raro de la estadística, y que sigue siendo una persona más, como decíamos.