Artistas en la sombra

Alfeizar 2, ilustrado por un artista en la sombraPodría decir artesanos.

Podría decir que están a la vista pero tú no ves sus nombres.

Son, somos, las personas que trabajamos en tareas creativas que quedan “por detrás”, sumidas en el anonimato, por las que no nos pueden elogiar en abierto ya que no llevan nuestra firma.

El primer artista

El primer artista así que quiero nombrar es mi propio padre. Mi padre ha sido un diseñador gráfico con su propia empresa de publicidad. Puede que sea fácilmente el único dibujante en España capaz de ilustrar libros de anatomía forense y fisioterapia, con una técnica artesanal que comienza con el dibujo en papel, incluso con una pintura, que luego es escaneada y tratada digitalmente en Photoshop.

Las ilustraciones de mi padre aparecen en muchos libros de medicina. Nunca verás su nombre en ellos. Es como si el ilustrador no existiera.

Rellenar lo que hacen otros

Los artistas en la sombra “rellenan” el contenido de lo que lleva el nombre de otro. A veces no de una persona, sino de una organización.

Pueden ser diseñadores gráficos como mi padre, traductores, guionistas, fotógrafos, programadores, desarrolladores, escritores como yo…

Tenemos en común que contribuimos con lo mejor de nosotr@s a una obra final en la que no habrá títulos de crédito.

Los títulos de crédito

Antes Hollywood era así. Una vez me documenté sobre una actriz de Hollywood que tuvo su esplendor en los años veinte. En esa época, las películas no llevaban los nombres de actores y actrices para evitar que cobraran más. El cambio se produjo en vida de esta actriz, que pasó de cobrar 25 dólares por semana a cobrar 500 dólares. En los años veinte…

Actualizo este artículo con más información sobre los títulos de crédito: ¿alguien se fija en quién es el guionista? Aquel o aquellos que inventan la historia, que la crean, y que quizá la adaptan a las exigencias de quien la produce, ellos parece ser, también son artistas en la sombra, como comenta aquí Natxo López.

Las obras creadas por artistas en la sombra

Una obra así, con artistas en la sombra, puede ser un anuncio publicitario, un curso online, un calendario, un libro de texto…

Y aquí quiero mencionar uno de mis libros de texto preferidos: Alféizar de 2º (de E.G.B., es decir, de primaria).

Alféizar de 2º es un libro de Anaya que consiste en una serie de textos adaptados, ilustraciones bellísimas y actividades para niñ@s de 7 años. Le debemos este libro a Gonzalo Abril Curto, Mercedes Gómez-Carrillo Carrasco, María Teresa Sancho Castiello y la coordinación de Benjamín Aragón González. Los tres primeros “han colaborado en la redacción de este libro”. Mi profundo agradecimiento porque es un libro mágico, lleno de obras de grandes escritores muy bien adaptadas.

Pero, ¿quién lo ilustró? No lo sé.

Me pasé las horas muertas observando cada uno de los dibujos que tiene este libro. Para algunas obras como El burro flautista o El lagarto está llorando, la imagen mental que tengo es el dibujo de este libro.

Alfeizar 2, El lagarto está llorando, artistas en la sombra

En todo caso, el orgullo de artista por delante

Yo no me siento mal por dedicarme a redactar o recrear textos que nunca llevarán mi firma. Al contrario, me siento orgullosa de poder participar en grandes proyectos con compañías de primera línea, porque son los que permiten hacer algunas formaciones muy interesantes: recursos de alto nivel (como fotografías de buenos fotógrafos, imágenes diseñadas por buenos diseñadores gráficos, ilustraciones de buenos ilustradores), gamificación, planteamientos novedosos, respeto por el alumno adulto…

Solo a veces tengo cierta “mistalgia” de reconocimiento con nombre y apellidos, ese que sí tienen los artistas que trabajan en el cine o teatro, los que escriben libros que se venden, los que exponen sus cuadros o fotografías… Mistalgia o melancolía por el recuerdo de una dicha que no tuve. O solo tuve brevemente.

Solo un poco de mistalgia.


Nota final: ¿acaso los introvertidos (INFJ y otros) no buscamos este tipo de trabajos que nos permiten trabajar en solitario y sin tener que exponernos? Si hay algun@ leyéndome, me gustaría conocer tu opinión.

Luego está este otro tema que menciona Dibujando con palabras… Quizá otro día nos unamos a su reflexión.

Anuncios

¿Por qué construir e-learning interactivo es un proceso en dos pasos?

Artículo traducido del original de Tom Kuhlmann.

Consejos de e-learning interactivo
¿Cómo se define el elearning interactivo?
Es una pregunta que hago a los clientes cuando me dicen que quieren un curso de e-learning interactivo. Por lo general, ellos definen elearning interactivo con lo que normalmente consideramos “fuegos artificiales”. A menudo, mencionan cosas como botones de fantasía que cambian de color y efectos de rollover.
A veces, bromeamos sobre ellos como interacciones superfluas o innecesarias. Sin embargo, sí juegan un papel importante en el elearning interactivo. Pero son solo una parte del proceso de aprendizaje electrónico interactivo.

Paso 1: el e-learning interactivo requiere acciones en pantalla

Uno de los objetivos del aprendizaje electrónico interactivo es construir una experiencia inmersiva. El diseño visual del curso debe ser contextual. Es algo que hemos revisado antes. Por ejemplo, si estás haciendo un curso sobre tecnología de salas de operaciones, querrás llevar al alumno a la sala de operaciones. Puedes hacer parte de esto recurriendo a tu voz visual y elaborando una pantalla visualmente absorbente.
Otra forma de crear una experiencia de inmersión es que los usuarios interactúen con los elementos que aparecen en pantalla o “toquen la pantalla.” Hemos hablado de esto antes en una entrada de blog sobre cómo tocar la pantalla.

Tocar la pantalla

Tocar la pantalla es la clave. Tampoco es una opción de y/o. Independientemente de la forma de diseñar las interacciones de tu curso, el alumno va a interactuar con él. Ofrecerás opciones para hacer clic, pasar el ratón, o arrastrar. Y puesto que este es el caso, es necesario que te asegures de que estas interacciones en pantalla contribuyen a una experiencia interactiva de alto valor que mete al alumno en el curso.

Paso 2: el e-learning interactivo requiere acciones en el cerebro

Interactuar con los elementos que aparecen en pantalla es una parte importante del diseño de los cursos de e-learning. Sin embargo, el objetivo final del curso es alcanzar objetivos específicos de aprendizaje. Así que en ese sentido, yo defino elearning interactivo como conseguir que el alumno interactúe con el contenido. Esto es más que interacciones visuales y táctiles. Incluye que los alumnos procesen lo que han aprendido y demuestren comprensión.

Aprendizaje interactivo

Aquí hay algunas claves para la elaboración de una correcta experiencia interactiva:

  • Desarrolla objetivos claros de aprendizaje. ¿Por qué los alumnos realizan este curso y qué esperas de ellos cuando lo hayan acabado? He aquí un buen punto de partida para aprender más sobre la creación de buenos objetivos de aprendizaje.
  • Haz que los alumnos demuestren su comprensión. Con objetivos claros se puede desarrollar un medio para que el alumno demuestre lo que han aprendido y su nivel de comprensión. Esto es más que un simple test de opciones múltiples. En lugar de ello, son las actividades del curso y las situaciones de toma de decisiones los que demuestran lo que saben.
  • Coloca su aprendizaje en un contexto pertinente. Muchos de los cursos de e-learning confían demasiado en la información y no lo suficiente en el rendimiento. Una forma de evitar esta trampa es enmarcar el contenido en un contexto que sea real para los alumnos. Y luego presentar la experiencia de aprendizaje de una manera que refleje la forma en que trabajan y el tipo de decisiones que necesitan tomar. Aquí hay un post sobre cómo pasar del aprendizaje basado en información al aprendizaje basado en el rendimiento.

El e-learning interactivo involucra al alumno. Puedes involucrar sus sentidos para elaborar una experiencia de inmersión (hacer que tenga un aspecto magnífico y ofrecer un montón de interactividad en pantalla). Pero no puedes pararte ahí. También necesitas hacer que procesen la información. Sitúalos en un contexto relevante y haz que tomen el tipo de decisiones que tomarían en la vida real.

Combina la interactividad de “tocar la pantalla” con una buena toma de decisiones y estarás en la vía para crear grandes cursos de e-learning. ¿Cuál es tu opinión?

Getting Instructional Design Closer to the Business

Una visión fundamental para todo formador: tener la vista puesta en el negocio al que sirve.

Onlinelearn - Thoughts on Course Design

I am constantly amazed by instructional designers that think that “training” is what they do, rather than “help businesses”, and ignore some of the norms of business behaviour and thinking.

So – here’s 5 things you can do to get closer to business.

Ver la entrada original

Aquí tienes 10 reglas para crear elearning atractivo

Artículo traducido del original de Tom Kuhlmann.

Imagen

En la reciente conferencia de la ASTD, se me preguntó cómo crear elearning atractivo. Si has seguido el blog de Rapid E-Learning por un tiempo, ya sabrás que este tema se ha abordado antes. Decidí sacar diez ideas que son fundamentales para la creación de buenos cursos de e-learning.

Regla 1: no crees el curso

Probablemente, este no sea el consejo que tu cliente quiere escuchar. Pero seamos sinceros, hay algo de elearning que solo es una gran pérdida de tiempo. Si el curso no está vinculado a una mejora real de rendimiento, puede ser que no valga la pena hacerlo. Durante las reuniones iniciales del proyecto, trato de conseguir que el cliente relacione el curso con los objetivos de rendimiento reales. Si no puede, entonces sugiero que hacer un curso puede no ser la mejor opción.

Imagen

Además, muchos de los cursos que creamos son solo intercambio de información que ya está disponible en otros lugares, como la intranet de la organización o a través de ayudas de trabajo. ¿Por qué crear un curso de e-learning como refrito de información disponible en otros lugares? En todo caso, crea un curso que enseñe a la gente cómo encontrar los recursos ya disponibles para ellos.

Regla 2: el curso tiene que ser relevante para el alumno

La mayoría de los cursos aburridos son resultado de que el contenido no es relevante para el alumno. Incluso si diseñas una formación simple sobre normativa, hay una forma de que sea relevante. Habla con tus alumnos y averigua cómo utilizan de forma práctica la normativa. A continuación, pon el curso en un contexto que tenga sentido para el alumno.

Además, considera que no todos los alumnos son iguales, sino que vienen a los cursos con diferentes niveles de experiencia y conocimiento. Mediante la creación de un curso centrado en el alumno, puedes satisfacer sus diversas necesidades.

La clave de un curso interactivo no es el multimedia, los roll-over, o las interacciones de arrastrar y soltar. Lo es la forma en que el alumno va a interactuar con el contenido. Crea cursos donde el alumno no solo reciba pasivamente información. En su lugar, dales la oportunidad de reflexionar y utilizar la información para tomar decisiones y obtener feedback.

Regla 3: comprender sus objetivos

Si todo lo que estamos tratando de hacer es compartir información y completar un seguimiento antes del 31 de diciembre, crea un curso que sea apropiado para esos objetivos. La mejor opción podría ser la de ayudar a los alumnos a encontrar la información, completar el curso y volver al trabajo productivo.

Imagen

Por otro lado, si estás diseñando un curso en el que deseas cambiar el comportamiento, un repositorio de información no va a funcionar. En este caso, querrás un curso que desarrolle las habilidades que el alumno necesitará para cumplir con los objetivos de rendimiento.

Regla 4: deja abierta la navegación

En un reciente artículo sobre la facilidad de uso del iPad , Jakob Nielsen dijo lo siguiente:

El uso de la web ha dado a la gente una apreciación de la libertad y el control, y es poco probable que vuelvan de buena gana a una experiencia lineal.

En este sentido, a la gente le gusta la libertad de revisar y analizar la información en el curso de e-learning. Nada es más frustrante que la navegación cerrada, donde se quita el control a la persona que se supone que debe hacer el aprendizaje.

Aquí hay algunas cosas que fastidian a los alumnos:

  • A la gente le gusta explorar y experimentar. Esto les ayuda a construir un contexto. La navegación bloqueada no permite esto.
  • Podemos leer más rápido que la narración. No hagas que la gente espere a que el narrador termine si se les das la opción de leer.
  • La pantalla dura 5 minutos. En el 04:18, el alumno se pierde un punto clave. Debido a que la navegación está bloqueada, no puede retroceder unos pocos segundos. En su lugar, tiene que volver (si puede) y repetir los primeros cuatro minutos.

Muchas veces la navegación está cerrada por miedo a que el alumno se limite a pasar por encima del curso. Si ese es el caso, consulta las reglas 2 y 5. En lugar de bloquear la navegación, controla sus movimientos en el curso a través de la toma de decisiones. Esto les da la libertad para moverse y probablemente harás el curso más atractivo.

Regla 5: no expongas, haz que lo busquen

Muchos cursos están diseñados para exponer información. Pero eso no es lo mejor para el aprendizaje. Es mejor si se puede crear un ambiente en el que el alumno tiene encontrar la información por sí mismo.

Imagen

En lugar de una serie de pantallas de hacer clic y leer, provee al alumno de un problema a resolver. A continuación, proporciona toda la información que normalmente habrías ofrecido dándole acceso a recursos adicionales y puntuales. A medida que el alumno trata de resolver el problema, va a ir encontrando la información que necesita.

Regla 6: considera el ritmo y el flujo

El aprendizaje es como comer. No te limitas a tomar una cucharada tras otra, por lo menos no normalmente (a menos que sea Nutella ). En lugar de ello, se toma una cucharada de comida, se mastica hasta descomponerla en trozos más pequeños, y luego se traga para que pueda ser procesada por el tracto digestivo.

Imagen

De la misma manera, no se puede esperar echar palas de nueva información sobre nueva información en el cerebro. Hay que espaciarla. Tomar nueva información, reflexionar sobre ella (tal vez practicar usándola), y luego enviarla a otras partes del cerebro para su procesamiento.

Evita amontonar demasiada información trabajando en el ritmo y el flujo del curso. Con la nueva información, ofrece cada vez la oportunidad de utilizarla. Nota al margen: no defiendo la clásica estructura de 5 pantallas de información y luego una prueba de conocimiento. Intenta algo más creativo.

Regla 7: busca la inspiración fuera del elearning

A veces, en la industria de elearning tendemos a ser tan idealistas sobre lo que es o no es realmente el elearning que todo lo que hacemos es quejarnos o forzar todo tipo de reglas de diseño instruccional que disminuyen la creatividad. Hay una buena probabilidad de que si escuchas a la gente del elearning, tendrás un curso que es muy efectivo evitando la carga cognitiva, pero lo es poco para atraer al alumno.

Seth Godin hizo una puntualización interesante sobre la búsqueda de buenas ideas.

Las mejores ideas salen del ángulo del ojo, el borde de nuestra conciencia, en un instante. Son el resultado de una dirección errónea y de colisiones al azar, y no de una estructura corporativa. Y sin embargo, perdemos miles de millones de dólares en tiempo buscándolas donde no están.

Ponte en una posición en la que las cosas pueden chocar al azar. El periodismo es un campo que es similar al e-learning. Todos los días tienen que sacar todo tipo de multimedia interactivo. ¿Por qué no inspirarse en esa industria? Sigue a David Anderson en Twitter. Hace un gran trabajo recopilando buenos ejemplos.

Personalmente, me gusta revisar las webs de diseño y la industria de la publicidad. Me centro en cómo estructuran el mensaje y el diseño de las pantallas. Son ideas que puedo usar en mis cursos.

Regla 8: crea un curso que sea atractivo a la vista

A menos que estés haciendo un estudio del sueño con un grupo de insomnes, muy probablemente una pantalla plana con un listado de puntos no atraerá su atención. A las personas les atraen las cosas que les resultan interesantes. Compara las dos imágenes de abajo. ¿Cuál llama tu atención?

Imagen

Si deseas involucrar a los alumnos, comienza por la elaboración de un tema visual, que sea visualmente interesante, relevante para el contenido, y que sumerja al estudiante en el curso.

Regla 9: hay un lugar para la novedad

Si bien no queremos desbordar con la navegación superflua o los roll-over, hay un lugar para el diseño novedoso. A veces pienso que un juego o algún efecto de sonido explosivo en un curso va a quedar cojo. Pero pregunto a algunos de los alumnos y mencionan lo mucho que les gustó (o aprecian que el curso no era como el resto de los cursos). Por lo tanto, dar un nuevo enfoque o diseño a tu curso puede ser fundamental para la participación del alumno.

Imagen

Aquí hay una maqueta que hice para la creación de un curso que se parece a un intercambio correo electrónico para un post anterior sobre la imitación de la vida real en tus cursos. Algo como esto es diferente de un curso típico y podría ser divertido.

Sólo recuerda que lo que es novedoso al comienzo de un curso puede convertirse rápidamente en molesto. Así que quieres equilibrarlo con un buen diseño y, probablemente dar al alumno una alternativa, o una forma más tradicional de obtener la información.

Regla 10: comprométete a hacer elearning motivador

Es fácil despotricar acerca de PowerPoint y del rapid learning, y luego culpar del mal elearning a estas herramientas. Pero la verdadera razón por la que una gran cantidad de e-learning no es bueno es que no hay un compromiso real para hacerlo más atractivo. Y eso recae sobre los hombros de los que diseñan los cursos, sea el cliente, el experto, o el diseñador instruccional.

Independientemente de las herramientas que utilices, puedes crear elearning eficaz. Aléjate de volcar información y céntrate en el alumno. A continuación, busca formas creativas para poner el contenido del curso en un contexto que sea relevante para el alumno. Si haces estas dos cosas, estarás encaminado a la creación de un elearning eficaz y motivador.

Hay más que suficientes recursos para ayudarte a crear un mejor elearning. Además de este blog, me gusta lo que Cathy Moore tiene para compartir. Su mapa de ruta es un método directo para la creación de cursos eficaces.

En cuanto a libros, por lo general recomiendo los estándar que cubren todo, desde el diseño gráfico para presentaciones al elearning. Aquí están algunos que creo que vale la pena tener, si es que no los tienes ya:

  • The Non-Designer’s Design Book: cubre los principios básicos de diseño
  • Slideology : un montón de buenos ejemplos y resumen de los conceptos de diseño de las presentaciones
  • Beyond Bullet Points: aprende a estructurar el contenido que es muy relevante para el diseño instruccional; además, incluye las nociones esenciales sobre carga cognitiva
  • No me hagas pensar: usabilidad de la web y navegación; buenos ejemplos y relevantes para llevar al alumno a través de una pantalla
  • E-Learning by Design: probablemente el mejor libro que cubre la mayor parte del tema

Estas son diez reglas para ayudarte a empezar. Tu próximo paso es comenzar a aplicarlas. ¿Qué más añadirías para el diseñador de rapid elearning que acaba de empezar? ¿Qué otros libros recomendarías?

Comparte tus ideas haciendo clic en el enlace de comentarios.

Demuestra que tu e-learning merece el precio que vale

¿Cómo ser un buen profesional del elearning?

En los tiempos que corren en España, el e-learning debería ser magnífico: eficiente, impactando en la cuenta de resultados de forma directa, ahorrando muchos costes en tiempo y dinero, y siendo la opción número uno cuando se imparte alguna información.

Esto significa que debería haber igualado, si no superado, al e-learning de países como EE.UU., el Reino Unido o Canadá, por citar algunos de los principales.

Sin embargo, mucho me temo que el recorte en formación ha afectado directamente no solo al desarrollo de esta industria en España, sino a su calidad, que parece ir en disminución. Solo hay que ver la cara que pone la gente cuando le preguntas cómo fue su última experiencia con un curso “online”. Es una cara como de asco o disgusto, mezclada con aburrimiento y desinterés.

El e-learning en España necesita beber de las fuentes norteamericanas

Guía para llegar a ser un profesional del rapid learning

Solo con entrar en el blog del experto en e-learning Tom Kuhlmann, podemos descargarnos su guía “The Insider’s Guide To Becoming a Rapid E-Learning Pro”. De no saber inglés, aún podemos beneficiarnos de sus artículos en The rapid learning blog (http://www.articulate.com/rapid-elearning/), que se pueden traducir automáticamente si navegamos con Google Chrome (basta con hacer clic con el botón derecho del ratón y seleccionar Traducir a español).

Image

A continuación, veremos los puntos más importantes de esta guía sobre aportar valor con nuestra actividad. 

¿Cuál es el objetivo de tu trabajo?

Como profesional del e-learning, tu trabajo es producir resultados que tengan significado para el negocio. ¿Sorprendido? Quizá esperabas leer que tu trabajo es producir bonitos cursos con un montón de multimedia. Pues no, mientras estos cursos no produzcan un resultado cuantificable.

Produce resultados

Se trata de medir el éxito por cómo tu curso contribuye al éxito de la organización. Muchos departamentos de formación lo que miden es el número de participantes que completaron el curso (muchas veces obligados a visualizar unas 100 pantallas). O simplemente valoran cuántos cursos se han realizado.

La formación es un medio, no un fin

Nos parece que nuestro objetivo es crear más cursos. Pero no, nuestro objetivo es contribuir al resultado del ejercicio. Esto no suena nada idílico ni romántico; sin embargo, es lo que puede asegurar que nuestra actividad tiene sentido.

Así, no debemos hacer tanto hincapié en si estamos entregando un vídeo tratado y con interactividad o si estamos enviando por email un PDF: mientras logremos nuestro objetivo, todo vale. Si nuestro objetivo es entregar información (por ejemplo, los nuevos datos sobre prevención de riesgos laborales), hagámoslo de la forma que resulte más rápida y menos aburrida. Un gran curso multimedia con mucha interactividad y juegos muy desarrollados (y apostemos a que si están desarrollados van a tener una larga duración) tiene que justificar muy bien que produce resultados cuantificables.

Menos es más

Puede que estemos contentos de que 20 participantes hayan asistido a nuestro curso de 1 hora realizado en forma de reunión síncrona, utilizando por ejemplo WebEx o Adobe Connect y presentando un curso publicado con Articulate. Puede que esos participantes fuesen directivos que cuestan unos 50 euros a la empresa, por decir un precio bajo. Pues bien, hemos gastado en una hora 1.000 euros, a los que debemos sumar el coste de haber producido el curso. Estos costes deben confrontarse con los ingresos que esperamos recibir cuando los participantes del curso apliquen en su puesto lo que han aprendido.

Menos es más: si podemos evitar interrumpir el trabajo de estos ejecutivos durante una hora, o si podemos hacer que esa interrupción genere más ingresos que los costes que conlleva, entonces habremos hecho un buen trabajo.

Mejor la práctica que la teoría

Muchos clientes que me han contratado han pedido la inclusión de excesiva teoría en los cursos e-learning. El esquema habitual es: 75% de teoría obligatoria (o más), y un 25% o menos de interacciones previsibles más una evaluación. En un curso sobre excelencia en la atención al cliente, ¿contribuye esta teoría a que la atención al cliente sea mejor? ¿No sería más recomendable un 75% de prácticas primero, y después un refuerzo de teoría adaptado a los resultados de cada alumno?

¿Qué quiere mi cliente?

Nuestro cliente no es el alumno que realiza el curso, es quien lo paga. Si es interno, será el departamento que nos ha solicitado el curso, y si es externo está bien claro quién nos paga.

Entregar al cliente lo que quiere es vital. Entregarle algo superior a lo que quiere, le dará sensación de calidad: percibirá que es mejor. Por ello, es muy importante definir bien el proyecto en las primeras fases. Después, todo aquello que no se haya hablado con claridad, se convertirá en un coste añadido (para nosotros) y en un creciente disgusto (para ambos).

No debemos olvidar: el cliente siempre tiene la razón.

Alinearse con los objetivos del negocio

Ya lo hemos mencionado pero es en lo que queremos incidir hoy: nuestros cursos deben estar alineados con el negocio para el que los creamos. Queremos contribuir al éxito de la organización, y queremos que se pueda medir el resultado en número. Por ejemplo: “desde que el departamento de atención al cliente recibió el curso sobre Excelencia, la satisfacción que los clientes reportan ha aumentado en un 20%. Ese 20%, ese número, es lo que buscamos.

Como la vida misma

Si ya es difícil encontrar un curso presencial que sea como la vida misma, lo es más si el curso es online. Esto se debe a que la mayoría de los que producen cursos e-learning está haciendo e-books. En otras palabras, copiamos el libro de texto. O copiamos al profesor que da una clase magistral. Y nada de esto (ni un libro de texto ni una clase magistral) es como la vida misma; más bien lo contrario.

Si el alumno se encuentra con una situación real, exactamente igual a la que experimenta cada día en su trabajo, es más probable que se interese por el curso y saque provecho de él. Si queremos que el alto porcentaje de abandonos de los cursos de e-learning disminuya, tendremos que crear cursos que sean relevantes para los alumnos. Pongamos al alumno ante una o varias situaciones reales.

Ojo, aquí podría escribir otro post entero sobre lo que he tenido que ver por ahí llamado “situación real”. No, que salgan unos personajes un tanto siniestros haciendo un diálogo acartonado parecido al que se daría entre digamos un agente y su cliente, no significa que estemos poniendo al alumno frente a una situación real. Más bien, ponemos a los muñecos estos frente a la situación. Como mucho, hacemos al alumno una pregunta absurda cuya respuesta es evidente (si ha estado escuchando la retórica).

Apoyo en la tecnología

La tecnología nos permite entregar cursos e-learning cada vez más rápido (rapid-learning) para todo tipo de entornos (mobile-learning) y con la opción de combinar esto con sesiones presenciales (blended-learning).

Esto no significa que la tecnología sea el curso. Muchas empresas de e-learning presumen de crear vídeos magníficos para sus cursos e-learning. Me pregunto cuántas de ellas realmente utilizan una metodología basada en el constructivismo pedagógico, como lo está Moodle. Me pregunto cuántos no están replicando lo mismo de siempre: un experto que te da una charla, y luego unas preguntas sobre esta charla. Me pregunto cuántos realmente consiguen un cambio en el desempeño apoyándose en tecnologías maravillosas.

Los profesionales del e-learning simplemente nos apoyamos en la tecnología y sabemos lo suficiente sobre temas de audio, vídeo y diseño gráfico como para entregar un buen curso, o bien contratar buenos profesionales que cubran nuestras carencias en estos aspectos.

Conclusión

Como diseñador instruccional, estarás bien encaminado si diseñas objetivos de aprendizaje que estén alineados con las necesidades de la organización.

Y esto teniendo en cuenta tanto las necesidades del cliente como las del alumno para crear el mejor curso posible.

También puedes leer

http://ojulearning.es/2013/11/necesidad-o-inversion-el-roi-del-elearning/#!

http://www.uoc.edu/web/esp/art/uoc/duart0902/duart0902.html

https://www.opensesame.com/blog/learning-resolutions-successfully-measuring-roi

Cómo motivar a los estudiantes adultos – Artículo Tom Kuhlmann

Fuente original: http://www.articulate.com/rapid-elearning/how-to-motivate-adult-learners/

Traducido bajo licencia Creative Commons 3.0: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Imagen

Iba a ayudar a mi hijo a programar un juego de ordenador usando Kodu. Me gusta esta aplicación porque es una forma simple de introducir la programación visual. Estaba preparado para sentarme con él, ver algunos tutoriales y luego practicar. Pero él ya estaba enredando con la aplicación.

Impresionado con lo que había hecho, le pregunté si ya había visto los tutoriales. Me dijo que no sabía lo que estaba haciendo. Simplemente, había empezado a hacer clic aquí y allá y lo estaba resolviendo.

Algo curioso en los más jóvenes, no tienen problemas en lanzarse y enredar. Los aprendices adultos no siempre tienen tantas ganas de hacer esto. Es probablemente porque estamos tan condicionados a evitar el fracaso que esto nos hace precavidos y renuentes a dar un paso fuera.

Asumiendo que tienes que trabajar con estudiantes adultos, ¿qué cosas tienes que considerar para mantenerlos motivados y enganchados? Aquí hay algunos pensamientos rápidos:

  • No malgastes su tiempo. A la gente no le gusta desperdiciar el tiempo. Los cursos que realizan deben ser significativos y relevantes para sus necesidades. Una de las cosas malas sobre el e-lerning es que tantos cursos impuestos a los alumnos son inútiles y ofrecen muy poco valor tangible. Incluso si se trata de un curso de compliance (conformidad con normativa), existe usualmente una forma de enmarcarlo en un contexto relevante. Haz esto y habrás dado el primer paso hacia motivarlos.
  • Ten en cuenta la comprensión existente. Los alumnos adultos ya tienen experiencia. Apuesto a que mucho del contenido de tu curso los alumnos ya lo conocen. Darles la oportunidad de demostrar lo que saben es una buena práctica. Dejar a los alumnos que pongan a prueba sus conocimientos (test) es otra forma de satisfacer sus necesidades.
  • Crea sobre lo que la gente sabe. Esto enlaza con el punto anterior. No esperes tener que llevar a cada persona a lo largo del curso de la A a la Z. Algunas personas pueden necesitar esto. Otras pueden necesitar empezar en el punto Q. Así que crea un curso que pueda evaluar sus conocimientos actuales y que permita que intervengan donde sea apropiado.
  • El elearning Gran Hermano apesta. La formación irrelevante en compliance es una cosa. pero si realmente estás interesado en ayudar a que la gente aprenda, puede ayudar el desconectar el continuo monitoreo del progreso y reporte a la plataforma. Crea un ambiente de aprendizaje seguro sin tener que rastrear cada vez que alguien toma una decisión errónea.
  • Ofrece actividades prácticas. Solemos tener muchos contenidos y tendemos a ser info-céntricos. El problema es que el contenido trabaja en un tándem con el contexto. Así que aléjate de la idea de verter información y céntrate en cómo la información se utiliza. Crea putos de decisión del mundo real y formas de acceso a la información que se requiera para tomar buenas decisiones.
  • Entrega feedback significativo. Las decisiones tienen consecuencias que no siempre son blanco o negro. Hay muchos matices en lo que hacemos en la vida diaria. La mayoría de cursos de e-learning ofrecen formas simples de feedback, a veces demasiado rápido. Considera cómo se manifiestan las consecuencias en el mundo real e imita ese tipo de feedback. A veces es inmediato, a veces es compuesto, y a veces se retarda.
  • Permite que funcione la libertad. A los alumnos adultos les gusta examinar el contenido y después evaluar donde ven el valor. También les gusta moverse hacia adelante y hacia atrás por el contenido. Sin embargo, muchos cursos bloquean la navegación y no permiten que la gente se mueva por ellos. Desbloquea la navegación y permite que ellos elijan aprender lo que necesitan. En lugar de bloquear el curso a nivel de pantalla, crea situaciones de toma de decisiones donde puedan probar su aprendizaje y después avanzar.
  • ¿Necesita estar en la plataforma? El curso que creas es un estupendo recurso continuo. Pero con frecuencia, el curso es un evento que solo se puede realizar una vez y que después se bloquea en la plataforma. Haz el curso disponible para futuros accesos si realmente está ligado a sus expectativas de desempeño.
  • _____________________. Hay un montón más que se puede decir sobre motivar y enganchar a los que realizan tus cursos online. ¿Qué consejos tienes para formar a los alumnos adultos?