Buscando una pareja corriente

Continúa el entrenamiento

Continúa el entrenamiento para convertirte en una persona común: buscando una pareja normal y corriente.

Tras invitarte a dejar de destacarte como ser único e inimitable, viviendo una vida tan normal que no podría salir en la tele a menos que fueses Roseanne, y aparentando la edad que tienes sin más artificio, ahora viene la búsqueda de pareja.

Una pareja heterosexual muy atractiva va en bici por el campo en un día soleado.
Una foto de pareja de lo más creíble

Ya hemos apuntado algunos hechos sobre cómo parece que hay que mostrarse en las redes de búsqueda de pareja: como un ser extraordinario, que tiene unas aficiones espectaculares (y caras), que además viaja a los lugares más remotos, que a la vuelta tiene un trabajo muy interesante aunque difuso (empresario, consultor…) y al que solo le falta en su vida una pequeña chispa que es el amor.

Y vivieron felices, y comieron perdices.

Está claro que estos perfiles son mucho más atractivos que los de “soy amigo de mis amigos“.

Se podría hacer un experimento: con la misma foto de perfil, uno en el que se describiese esa vida extraordinaria de no parar y otro en el que se describiese una vida común viendo la tele, yendo al cine y a cenar, etc. ¿Cuál de los dos triufaría?

Por otro lado, en el tema de búsqueda de pareja también hay un factor de “belleza innata” que tiene mucho peso, porque en estas aplicaciones se suele aceptar o descartar a la vista de una serie de imágenes.

¿Quién es, realmente, extraordinario?

Lo cierto es que ves estas imágenes, estos perfiles, y hay personas verdaderamente bellas. ¿Son, al final, extraordinarias? Y en todo caso, ¿son esas sus fotos no profesionales hechas con el móvil? ¿Es modelo profesional? O lo contrario: ¿realmente esa es su mejor foto?

Al final, a la hora de quedar y ver a esa persona en persona, los viajes a Nepal y a los Alpes se diluyen como por arte de magia en cuanto empieza a hablar. Puede ocurrir de todo:

  • Al gesticular, este tío no parece el de las fotos. De hecho, si hago memoria, resulta que se parece a la foto en la que salía más feo y más viejo.
  • ¿Por qué no deja de hablar? ¿Acaso no tiene interés en saber lo que yo pienso? En fin, está claro que el viaje a la India para meditar en un ashram le marcó…
  • No habla. Quizá piensa que no tiene nada más que decir: ya se vio en sus veinticinco fotos que es muy interesante, ¿por qué va a tener que explicar más?
  • ¿Por qué se corta el aire con cuchillo? Al chatear, parecía que había mucho feeling, y ahora… ¡Madre mía, solo han pasado cinco minutos!

La persona normal y corriente

Recuerdo hace muchos años a Cristina Almeida explicar en un programa que la persona que acaba siendo tu pareja es un señor normal y corriente, un señor que se llama Pepe, por ejemplo.

Las probabilidades de dejar pasar un perfil bueno por una mala foto son muy altas. La persona normal y corriente, como Pepe, tiene fotos normales y corrientes. Es posible que conozcas a alguien en persona que te parezca interesante, y que si solo vieses fotos suyas, te parecería un horror. Piensa en amigos/as tuyos que incluso encuentras atractivos, pero que si vieras solo en foto, descartarías al momento.

Parece mejor ligar de otra manera, quizá en un evento de citas rápidas en que puedas ver el careto a cada uno/a y puedas ver si te sientes a gusto o no, independientemente del tipo de vida, fantástico o no, que lleve.

Pienso que la persona normal y corriente es como Sancho Panza, y que la persona que no te va a hacer muy feliz es como Don Quijote: está buscando lo que no existe, así que no lo puede encontrar en ti.


Me gustaría conocer tu opinión. ¿Qué tal te ha ido en esto de la búsqueda de pareja? ¿Te identificas más con Sancho Panza o con don Quijote?

Como siempre, agradezco mucho que te tomes el tiempo tanto para leer el artículo como para compartir tus pensamientos en comentarios. 🙂

Anuncios

Adiós, Facebook, adiós

Me he dado de baja de la red social Facebook.

Este no es otro de mis experimentos como el de dejar de ver la tele o una búsqueda de apagón digital.

La diferencia fundamental es que no se trata de una prueba, es algo definitivo.

¿Por qué he eliminado mi cuenta de Facebook?

Sencillamente, ya no me aportaba el placer que obtenía de esta red social.

Imagen del icono de "Me gusta" hacia abajo.

¿Cómo era antes?

Allá por 2008, empecé a oír hablar de Facebook (también algunos decían “Caralibro”) y no lo comprendía muy bien. ¿El muro? ¿Qué es eso?

Pronto me hice de la red, y durante estos diez años estuve compartiendo fotos personales, estados de ánimo, álbumes de fotos de vacaciones y estos artículos.

Lo que más me entretenía de Facebook era ver lo que publicaban El Mundo Today y otras páginas de humor. También me gustaba estar en contacto con personas conocidas que viven en las islas o incluso más lejos, en Japón. Además, estaba al día de lo que se contaban amigos más cercanos e incluso familiares.

Felizmente.

Entonces estudié un máster de marketing digital y social media

Había mantenido mis “amigos” de Facebook en unas 50 personas, y al estudiar el máster me di cuenta de que en realidad estaba “compartiendo” mis fotos personales, mis viajes y mi historia con los amigos de los amigos de mis amigos, digamos.

Pasé a un uso diferente de la red social, creando páginas profesionales y realizando campañas para que distintos públicos vieran mis artículos del blog en diferentes momentos. Puse en qué trabajaba, en lugar del típico chiste de “soy mi propia jefa” y aumenté el número de “amigos” a unos 160. El éxito fue tan discreto que yo diría que fue nulo.

También supe que compartía mis datos e información con el propio Facebook, una entidad oscura que hasta ese momento era una “aplicación” como pueda ser Microsoft Word, y que de pronto mostraba sus tentáculos formados por algoritmos que eligen lo que yo veo en ella y por su recopilación silenciosa de toda mi “vida digital”, propia y ajena.

Tentáculos en la oscuridad

El asunto de los tentáculos en la oscuridad me fue calando cada vez más.

“Antiguamente”, cuando comenzó Internet en España (yo estaba allí y con uso de razón) se hablaba de un nuevo sistema democrático que nos permitiría comunicarnos con personas de todo el mundo. Fui una usuaria bastante temprana de foros y chats, me parecía mágico poder chatear en tiempo real con personas de otros sitios, a través del “icq”.

Internet era entonces “auditivo”, primaba el texto y los alias o nicks sobre la imagen. No importaba tu nombre real o tu careto, sino tu alias, a cual más ingenioso, y qué tenías que decir.

Poco a poco, Internet se ha ido haciendo “visual”, cada vez más estético, y la imagen que mostramos digitalmente está cada vez más cuidada en lo superficial, al tiempo que cada vez oculta menos a la persona que hay detrás, que quedaba perfectamente parapetada tras un “magnolia_77”.

El potencial que supone que todos estemos deseando “compartir” nuestra historia con “los demás” (¿quiénes, quiénes?) es el que ha producido que los algoritmos se hayan hecho cada vez más complejos, y que ya ninguno tengamos claro de cómo funcionan estas redes o las búsquedas de Google, por qué nos muestran esto y no aquello, y qué hacer para seguir en la inocencia de reírse un poco de cuatro chistes de El Mundo Today.

Si antes el “enemigo” era Bill Gates, con su imitación barata de Apple, ahora el enemigo es Mark Zuckelberg, que empezó siendo un “chico majo” que recogía los perfiles de sus compañeros de la universidad en un programa informático.


No. Ya no quiero que Mark Zuckelberg himself ni cualquier otro de su macro-multinacional posean mis imágenes. Por más que me haga feliz recibir “Me gustas” y comentarios sobre ellas, lo cierto es que pertenecen al ámbito privado.

Ya no quiero que Facebook me recuerde que sabe cuál es mi ubicación, que tiene guardaditas todas las imágenes que he compartido para enseñármelas de cuando en cuando como un ex novio despechado, o que tiene todas mis historias y lamentos. El sitio de mis historias y lamentos (públicos) es este.

Ya no quiero que Facebook conozca mi estado civil, quiénes son mis “amigos” y a quién dejo de “ajuntar”.

La diversión se terminó además, porque resulta que con sus nuevos algoritmos ya no me muestra El Mundo Today a menos que lo fuerce para que aparezca siempre primero. En su lugar, me salen mis familiares, a quienes tengo la suerte de poder ver en persona o llamar por teléfono.

Procedimiento

He repasado mi lista de esos 160 contactos para escribir a aquellos con los que no podría contactar si no fuera a través de Facebook y con quienes tengo la cercanía suficiente. ¿Sabes cuántos? En mi caso, dos. El amigo de Japón, a quien nunca he visto, y una amiga de una de las islas.

Después, es fácil: solicitas eliminar la cuenta, la ponen en cuarentena 15 días y después eres “libre”.


Por el momento, no quiero pensar que WhatsApp pertenece a Facebook. Eso, si no te parece mal, lo dejo para el día en que piense en los tentáculos oscuros del resto de redes sociales y del propio Google… Ya me dices cómo vives tú esta y otras redes sociales, y si te apetece, añade algún comentario.