Toc, toc

– ¿Quién es?

– Soy yo.

– ¿Yo quién?

– ¿María?

– No, no soy María.

– ¿Pero sí eres Belén?

– Belén sí. Pero ¿quién eres tú?

– Soy yo.

– ¿Yo quién?

– Belén, ¿por qué no me abres? No lo entiendo.

– Yo tampoco lo entiendo, no sé quién eres.

– ¿No lo sabes? ¡Soy yo!

– ¡Ay, madre! ¡Que vamos a estar así todo el día! ¿Qué yo?

– Un yo diferente al tú.

– Pues vaya… Me quedo igual. Anda, déjame en paz.

– Belén, no me lo puedo creer, ¡me echas!

– No te puedo echar porque no has entrado.

– No he entrado porque no me dejas.

– No te dejo porque no sé quién eres.

– Soy yo…

img_20160929_174515

Anuncios

Pasado. Laberinto

Recordaba su pasado como un laberinto en el que a veces se perdía o se encontraba con callejones sin salida, un laberinto de setos tan altos que no le permitían ver más allá, un laberinto del que afortunadamente había salido el día que decidió vivir en el presente.

dsc01037