Vivir la vida, sin más

Como continuación del post anterior, hago ahora unas reflexiones sobre la tele (y cualquier otro dispositivo en el que veas “contenidos” en formato vídeo:

Ver mucho la tele, incluidas las series y las películas, hace que acabes pensando que el género humano es más bello de lo que es.

Solo tienes que acudir a un lugar en el que se reúna mucha gente a la luz del día (concierto, playa, carreras) para darte cuenta de la realidad.

Un salón con tele

Los de la tele pasaron por un casting

Piénsalo: la gente que sale por la tele, aun los que hacen de feos, han superado un duro casting, se les ha “arreglado”, pulido y maquillado y se les fotografía con la mejor luz posible o con la peor si quieren que parezcan muy malos. Únicamente los políticos no han seguido ese proceso de selección, sino otros, y quizá no sean tan vistosos como los personajes de ficción y los presentadores.

Los de la tele actúan: están en acción

Además, hay otro factor muy interesante: la gente de la tele (ya me estoy recordando a mí misma a Caroline, de Poltergeist) siempre está en acción. Puede que estén sentados en sillas, pero esa situación dura poco. La mayoría del tiempo, los que salen en programas, películas y series están en acción, algo que definitivamente NO sucede en tu día a día oficinesco.

Hay un tipo de escena muy habitual sobre todo en las series: varios personajes van discutiendo un tema complejo mientras andan por los pasillos. Lo he observado en El ministerio del tiempo, The Good Wife y House of Cards, por citar algunas. En la realidad, ese tipo de conversación suele mantenerse a puerta cerrada y en sillas, de una manera bastante estática que acaba siendo soporífera.

¿Acaso nos invitan desde las series a dinamizar nuestras habituales reuniones aburridas?

Quizá. Sería bastante curioso y raro mantener reuniones andando, sobre todo si son en las oficinas desconocidas de un cliente, cuyos pasillos de pronto terminan en un ángulo muerto detrás del cual no hay más que una triste máquina de café. ¿Qué hacer en ese momento? ¿Dar torpemente la vuelta? Digamos que en esa escena hay ahí como cuatro o cinco personas, en un pasillo de algo más de un metro de ancho, chocando con una máquina de café.

La contra-moda de vivir la vida sin más

Si de verdad te apuntas a la contra-moda de “hacer lo común” y “vivir la vida, sin más”, entonces deja de ver la tele porque te va a parecer todo un rollo (fuera de ella).

En efecto, cuando prestas atención a lo que sucede en tu día a día y observas con detalle a las personas que pueblan el mundo, el glamour desaparece: la mayoría del tiempo vas a estar en una escena plomífera en la que una persona (tú) está sentada ante un ordenador (él o ella) durante muuuuchas horas. Tras esta escena, aparece una escena de una persona (tú) sentada en su coche (él o ella) o bien en un transporte público durante muuuuchos minutos. Y por último, aparece una escena de una persona (tú) acompañada o no por otras personas (ellos o ellas) sentada en un sillón viendo en una pantalla a otras personas moverse, caminar por largos pasillos, siendo en todo momento muy bellas y conservando el maquillaje intacto (incluso cuando se despiertan por la mañana).

No quería desincentivar tu intento de seguir este arduo camino. Creo que al dejar ir “lo extraordinario” y las “experiencias” puede que de pronto puedas tomar conciencia de las personas más cercanas, cómo son, cómo te quieren, cuál es su calidez, dónde están, qué hacen… Incluso si lo que hacen es estar sentadas en el sillón viendo la tele.


Me gustaría conocer tu opinión. ¿Sueles ver mucho la tele? ¿Qué reflexiones te surgieron mientras leías este post?

Como siempre, te agradezco mucho que te tomes el tiempo tanto para leer el artículo como para compartir tus pensamientos en comentarios.

Anuncios

Continuidad

No vives la vida igual si consideras que lo que te rodea tiene una continuidad, si crees que todo está en marcha y va hacia adelante. No es igual que si consideras que lo que te rodea va a terminar, que todo tiene fin y que no hay futuro. Claro que no lo es.

La ilusión de continuidad

Hasta existe un principio contable de empresa en funcionamiento o empresa en marcha, porque no se valoran igual los activos y los pasivos si la empresa está en liquidación y hay que venderlo todo cuanto antes, que si la empresa está en marcha y sus activos sirven para producir, apoyados por sus pasivos.

Pero esto no va de contabilidad. Va de ilusiones perceptuales. ¿Realmente existe la continuidad? Eso es lo que nuestro cerebro demanda desesperadamente. No vivimos igual de tranquilos ni con la misma sensación de seguridad si pensamos que la empresa en la que trabajamos al día siguiente no va a existir. Claro que no, viviríamos atrapados en el miedo.

Y sin embargo, la realidad se ajusta más al hecho de que la continuidad no existe, de que en cualquier momento puede aparecer un cisne negro y echar por tierra aquello que era cotidiano.

También existe un principio de continuidad en la Gestalt, es algo cuyo nombre he descubierto al indagar sobre esto para el artículo, pero que me resultaba familiar porque lo estudié en filosofía en el bachillerato: cuando vemos una serie de puntos, tendemos a considerar que crean una forma continua (y cerrada). Es también lo que hace el cerebro con los fotogramas de una película o con las gotas de un chorro continuado de agua.

De nuevo, es un autoengaño. La forma no es continua, la forma no se cierra, el chorro sigue estando compuesto de gotas independientes.

Fondo de pantalla de Windows

El mundo se va destruyendo y construyendo de una forma mágica, es más parecido a la segunda parte de La historia interminable. Yo he trabajado en muchas empresas que ya no existen. Digamos que la mayoría de las empresas en las que he trabajado ya no existe, a pesar de que por ley aplicaban el principio de empresa en funcionamiento. Unas han sido compradas por holdings extranjeros, otras se han fusionado varias veces con otras empresas del mismo sector, otras se han dividido al separarse sus socios, otras han cerrado. Alguna que otra sigue ahí con su mismo nombre, eso sí que ha sido un milagro.

La continuidad de las relaciones

En las relaciones nos pasa lo mismo. Para nuestra tranquilidad, las construimos pensando en un “principio de relación en funcionamiento”. Pensamos que van a durar siempre, como nuestra propia vida, quizá, y esto es lo que hace que avancen… y lo que hace que se destruyan.

¿Cómo puede un principio “virtuoso” y positivo hacer que una relación se destruya?

Bueno, si todo va a seguir ahí al día siguiente, tampoco tengo que hacer ningún esfuerzo especial por mantenerlo.

Y así, con todo lo demás: si mi trabajo va a seguir ahí al día siguiente, o si me pagan lo mismo independientemente de mi esfuerzo, entonces me esforzaré lo mínimo e incluso daré por hecho que tengo este trabajo, que “es mío”, ya está conquistado, cero estrés.

Continuidad de la energía

Sí, la vida sigue. Es como el principio de conservación de la energía, nada se crea ni se destruye… pero todo se transforma. Se transforma tanto que de un día para otro no reconoces el paisaje que te rodea. Todo intento de agarrarse a un elemento del paisaje es tan inútil como lo opuesto, relajarse tanto que llegues a creer que nada cambiará.


¿Tú cómo lo ves? ¿Qué preguntas o reflexiones te surgieron mientras leías este post? Muchas gracias por leer el artículo y por compartir tus comentarios. 🙂

Esos camareros

Ese camarero que atiende los pedidos con plena atención
By Miguel Angel Chong (Own work) 

Llevo un tiempo queriendo hablar de esos camareros que te saludan cuando entras al bar, ya desde la barra, y cuando llegas a ella ya saben lo que necesitas y te lo están preparando.

Estos camareros que no dan la espalda al cliente en ningún momento, que detectan el mínimo gesto de cada cliente y al que atienden de inmediato.

Estos camareros que recuerdan perfectamente el pedido de ocho personas en que cada una pide algo diferente.

Los estás viendo. Suelen ser hombres(*) de unos cincuenta años o más, se les ve muy cómodos realizando su trabajo. Ves el bar lleno de gente, ves que estos camareros no paran de moverse para atender a todos, y ves que lo logran.

Puedo poner hasta algún ejemplo de Madrid. Observa cómo trabajan los camareros en el Brillante en Atocha o en Las Bravas del centro.

(*)También hay mujeres, por supuesto, aunque los que he observado con estas características eran bares atendidos en su mayoría por hombres.

¿Qué se puede aprender de estos camareros?

Aparte de que otros camareros menos avispados puedan tomar nota, creo que cualquiera que tenga un trato con clientes (es decir, cualquiera que trabaje) puede beneficiarse de observar a estos camareros y aprender de ellos. Por ejemplo:

  • A estar totalmente presente, con la atención plena en lo que realmente se está haciendo, que no es fregar platos, ni hacer cafés, ni preparar un bocadillo, es atender a los clientes.
  • A no dar la espalda, a mirar a los ojos. En lugar de ningunear a sus clientes o de hacer como que no ven un gesto insistente de “por favor, cóbrame, que tengo prisa”, estos camareros miran, observan y están la mayoría del tiempo de frente. Incluso cuando están preparando el café o abriendo la caja, se están volviendo para ver si hay “cambios de estado” en sus clientes.

Me llama la atención que camarero en inglés se diga “waiter”, es decir, el que espera.

  • Estar en la aceptación. Estos camareros destilan aceptación de todo lo que llega, de cualquier tipo de cliente, de cualquier circunstancia adversa. No se ponen a mirar el móvil, a suspirar, a abstraerse o evadirse. Mírales, te están mirando.

Mi admiración por esta forma de trabajo viene de muy lejos, en particular porque reconozco que soy la primera que tiene mucho que aprender de ellos. Así que no es de extrañar mi fascinación por el camarero Moustache de la que ya os hablé.


Me gustaría conocer tu opinión. ¿Les has observado? ¿Has observado otras profesiones que te fascinen?

Como siempre, muchas gracias por leer el artículo y por compartir tus pensamientos en comentarios.

¡Felices Fiestas!

La bruja mala del cuento

Nunca la invitan a los festejos, se les olvida y ella se venga.

Pero resulta que ella no puede evitar ser como es…

Existe una mujer con poderes que se queda sin invitación a eventos tan importantes como el nacimiento de la bella durmiente.

 

Los cuentos no existen sin la bruja mala

Llevo un tiempo dándole vueltas a esto: sea porque no la invitan o sea porque es la madrastra de la protagonista, lo cierto es que muchos cuentos tienen una figura femenina muy poderosa y malvada, que es la principal dificultad a la que se enfrenta la protagonista.

Esta mujer suele ser mayor y su poder suele ser mágico, es decir, es como un hada, pero el hecho de utilizar su poder para perjudicar a otros la convierte en bruja.

Muchos cuentos no existirían sin esta figura: La bella durmiente es el primero que se me viene a la cabeza y en el que baso este post, pero también tenemos El mago de Oz, Hansel y Gretel y toda la serie de madrastras de Blancanieves, La Cenicienta y demás.

¿La bruja mala nace o se hace?

Es decir: ¿el hecho de no invitarla al acontecimiento clave es lo que la convierte en un ser resentido o bien ella era así y el hecho de que no la invitaran le sirve de excusa? O yendo más allá, ¿acaso no la han invitado adrede porque tienen miedo de su presencia?

El cuento tampoco existiría si el rey, ese hombre bonachón y despistado que suele casarse en segundas nupcias con una mujer que le domina, se parase a pensar un poco. Tiene que invitar a la bruja mala con el fin de evitar que se vuelva en contra (ten cerca a tus amigos, ten más cerca a tus enemigos), y tiene que invitarla para enfrentar la dificultad que supone relacionarse con ella.

De nuevo, si la hubiesen invitado, tal vez no habría cuento.

¿Qué saca la bruja mala de todo esto?

Quizá esta poderosa mujer es así. Quizá no pueda evitar pensar mal, sentirse excluida cuando los demás no la tienen en cuenta, quizá tiene una tendencia a hacer magia para perjudicar a otros porque su estructura cerebral es de esta manera y no de otra.

Porque, ¿qué saca ella de todo esto? No parece que mucho: la bella durmiente se duerme cien años, incluso si otra bruja buena no matiza el hechizo con la sugerencia de que un príncipe ha de llegar y romperlo, ¿qué saca la bruja mala de que esta niña duerma cien años? No parece que mucho.

Tal vez esa figura está tratando de mostrar algo, de señalar hacia dónde hay que mirar. Equivocadamente, el rey y su reino se fijan en el huso y la rueca, o en la espina de la rosa, o bien el rey está ausente y no ve. ¿Quién está dispuesto a ver a la bruja mala?

Feliz Halloween

Renovarse o morir

Según la medicina china, el otoño es una temporada de contracción, en la que pasamos de lo más yang, el verano, a lo yin. Es momento de cosechar el fruto y de dejar ir lo que ya no nos sirve. Puedes leer una explicación muy amena en el libro de Liu Zheng.

Este “renovarse o morir” también está relacionado con reorganizar los objetos de la casa, algo que vimos con el método KonMari: deja ir lo que no te hace feliz.

En este blog, hemos hecho lo propio, haciendo un trabajo que espero que haga el blog más “usable”, ameno e inspirador.

El otoño es momento de renovarse y dejar ir

Renovaciones en el blog

Verás que el blog tiene un estilo completamente diferente: llevaba un tiempo queriendo cambiar su apariencia, y he encontrado una que me gusta más.

  • Ahora el blog tiene su Favicon, es decir, muestra un icono formado por mis iniciales, e inspirado en el logo de Criteria Literata.
  • Además, ahora puedes consultar las categorías del blog y leer sobre el tema que más te interesa. El trabajo con las categorías ha sido muy intenso: si llevas tiempo conmigo sabrás que este blog estaba alojado en blogger con el nombre Estar mejor que bien, y había llegado muy desordenado.
  • Este blog ahora incluye las categorías del proyecto Criteria Literata, que se ha unificado con este blog bajo la categoría de Literatura y ensayo.

… o morir

El refrán reza:

Renovarse o morir.

La vida avanza, va siempre hacia adelante, hacia más, hacia el crecimiento o hacia la mejora. Por el camino se quedan los recuerdos, las personas, los objetos, todo aquello que es nuestro pasado. Hay una parte de resistencia a este “dejar ir” necesario para acoger a lo nuevo. Lo fundamental es no regodearse en este luto por el pasado, ya que lo único que existe es el presente.

Renovarse o morir también puede expresarse como ir a más o ir a menos. Y en este blog he decidido ir a más.


¿Qué te parece el nuevo blog? ¿Has echado un vistazo a las categorías? ¿Qué temas te gustaría encontrar aquí?

De nuevo y siempre: gracias por leer. Si ti, sin vosotros, este blog no sería posible.

¿Te sientes perdido/a?

Deja de preocuparte sobre “el propósito de tu vida”

Aquí tenéis un artículo que viene muy bien cuando vuelves de vacaciones y sientes que tu vida no tiene sentido o no sabes a dónde se dirige, o no te gusta su rumbo.

Es la traducción autorizada de este post de un bloguero al que sigo desde hace algo más de un año, a raíz de que Barbara Oakley le mencionara en el MOOC “Learning how to learn”. Scott Young es un “chico joven”, muy inteligente y capaz, que se plantea desafíos alucinantes, centrados casi siempre en el aprendizaje rápido. Así, ha sido capaz de reducir 4 años en el MIT a uno solo o de aprender en meses lenguas tan complejas como el chino.

(Para el que como a mí le cueste la palabra procrastinar, son sinónimos diferir y aplazar.)

¡Disfruta!

¿Te sientes perdido porque no conoces tu vocación?


Cada uno o dos meses me llega un email que dice algo como esto:

“Hola Scott! He estado siguiendo tu blog por un tiempo, y me gustaría hacer grandes cambios en mi vida, pero no tengo ni idea de por dónde empezar. No sé cuál es el sentido de mi vida, así que al final acabo procrastinando todo el día.”

La persona quiere cambiar su vida, pero no ve el objetivo por el cuál hacerlo. No ver el objetivo es no tener una dirección o un punto de partida. De aquí las horas que se pasan revolcándose en la procrastinación.

Para esto, me gustaría compartir un secreto: no tengo ni idea de cuál debería ser el propósito de mi vida, y no creo que importe.

El culto a la vocación

Utilizo la expresión “propósito de vida” pero podría haber utilizado con la misma facilidad las palabras “pasión”, “llamada”, “misión” o cualquier otra de las docenas de palabras de autoayuda de moda que circulan hoy día.

Si conoces la vocación de tu vida con una convicción profunda, genial para ti. Pero para el resto de nosotros que no la conocemos, no estoy seguro de que realmente importe.

Responder a esta pregunta demasiado pronto puede ser peor, porque estrecha de forma prematura tu perspectiva. Yo prefiero disfrutar de la incertidumbre y tener experiencias más amplias que contestar demasiado pronto y perder oportunidades.

Pero, dados los supuestos beneficios de tener un propósito de vida, ¿cómo puedes esperar en la incertidumbre? ¿No serías entonces como los lectores que me envían emails, desperdiciando su tiempo hasta que la claridad los golpee?

Veamos por qué la gente dice que conocer el sentido de tu vida es esencial, y compartiré por qué estoy en desacuerdo:

Razón uno: sin propósito de vida = Sin motivación

Dado el email que recibí de este lector, esta razón parece tener sentido. La gente con una misión muy clara, sea vivir con consciencia o abrazar la no conformidad, parece muy motivada.

El error aquí está en asumir que necesitas conocer el destino para motivarte. Yo no tengo ni idea de dónde voy a vivir, quién voy a ser y en qué proyectos voy a trabajar en los próximos cinco años. Y eso está bien, sigo estando motivado a trabajar en los proyectos menores de mejorarme a mí mismo hoy.

Los objetivos menores pueden carecer de la grandeza de una llamada vital, pero aún pueden ser inspiradores. De alguna manera, los pequeños pasos pueden ser más motivadores, porque ves los resultados ahora en lugar de en décadas.

Razón dos: sin la visión general, no puedes lograr grandes cosas

La asunción es que sin ver el gran panorama general, no alcanzarás nada grande. Puede que estés motivado con tareas pequeñas, pero estarán descoordinadas. Los logros más grandes, por tanto, solo pueden ser realizados por personas con grandes visiones.

Desgraciadamente no hay mucha evidencia que respalde esta asunción. Sí, las personas que alcanzaron grandes cosas a menudo tenían grandes planes. Pero, ¿cuánta gente conoces que siempre tenga un gran esquema y nunca consiga acabar nada?

Hay muchos contraejemplos de la tendencia opuesta. Personas que asumieron ocupaciones interesantes, desarrollaron habilidades y contactos, y eventualmente hicieron grandes logros cuando la oportunidad llamó a su puerta.

Ben Casnocha, fundador a los 15 de una start-up exitosa, afirma no haber tenido nunca tal momento de epifanía y atribuye mucho de su camino a, por casualidad, haberse apuntado a una clase de informática. Trabajo duro y empuje, sí, pero no misión de vida.

Hay un tipo de algoritmos de aprendizaje de máquinas (machine learning) que están diseñados para descubrir un valor preciso, sin conocer de antemano cuál va a ser. Pienso que una vida exitosa se vive de una forma muy parecida. No conocer el valor preciso (lo cual es a menudo imposible), sino diseñar la filosofía que puede descubrirlo en el camino.

Razón tres: una misión te mantiene centrado

La lógica dice que, sin una misión en tu vida, no estarás centrado. Centrarse en la vida es esencial, pero no estoy de acuerdo con la sabiduría convencional de cómo la gente logra estar centrada.

Según mejoras, tendrás un mayor impacto con esa habilidad en el dinero, la reputación y el disfrute. Según aumenta tu capacidad, es más y más ventajoso dedicar esfuerzos a mejorarla, en relación a otras metas. Esto crea un ciclo de retroalimentación que inevitablemente centra tu vida en un conjunto de habilidades particular que te apasionan más y que producen el mayor impacto.

Este ciclo de retroalimentación positiva de las habilidades y las compensaciones es natural, y puede eventualmente llevarte a “descubrir” el propósito de tu vida. El problema es que no puedes predecir con exactitud y de antemano a dónde se dirige ese ciclo. Tratar de predecir prematuramente la vocación de tu vida puede descarrilar el proceso más natural de construir esa vocación.

Razón cuatro: conocer tu misión te ayuda a persistir cuando dudas

Si supieras con un 100% de certidumbre que estabas destinado a ser un médico, no abandonarías tras suspender el examen MCAT (Medical Collegue Admission Test, una especie de selectividad para entrar en Medicina) por segunda vez. Aquí el argumento es que la vida está llena de momentos de duda, y sin algún tipo de ancla, es fácil abandonar.

Esto de acuerdo en que algún tipo de ancla es importante. Sentirse muy mal por un rechazo, un proyecto fracasado o una meseta aparentemente interminable de mediocridad no es solo una evaluación racional de los hechos. Uno/a se siente terriblemente y el instinto inicial es dar todo por perdido y evitar el dolor. Incluso cuando sabemos que esto solo empeorará las cosas.

Pero anclarse a una vocación específica puede ser tan problemático como no tener ningún ancla en absoluto. Quizá realmente no estés hecho para ser médico, incluso aunque podrías ser un investigador excelente. Tener una convicción muy fuerte en un resultado puede forzarte a perseverar, pero también excluye cualquier otra opción, incluyendo aquellas que podrían ser mejores para ti.

En lugar de esto, yo prefiero anclarme a una vocación más general. No a la ocupación específica, sino al propósito general de tener una vida mejor y al coraje necesario para seguir persistiendo a pesar de los muchos altibajos. Perder una carrera o dos, pero no dejar de correr hacia adelante.

Razón cinco: la vida sin una vocación es aburrida y sin sentido

No puedo hablar de los sentimientos subjetivos de conocer el propósito de tu vida con convicción. Quizá todo el casi orgásmico bienestar de seguir tu vocación es todo lo que los expertos dicen que es.

Lo que puedo argumentar es que, incluso si no conoces a dónde se dirige específicamente tu vida, aún puedes disfrutarla a tope.

Solo porque no sepa qué tipo de vida llevaré en 5-10 años, no significa que no pueda marcar una diferencia ahora. Es fácil obsesionarse con la gran visión general y olvidarse de todas las pequeñas victorias del camino. Desde las victorias personales de terminar un proyecto a las más altruistas de descubrir que algo que has hecho ha ayudado a otra persona.

Incluso si no sabes exactamente cómo evolucionará tu vida, tienes las pequeñas victorias del camino. Son estas pequeñas victorias las que pueden sumar a algo mayor de lo que pudiste haber imaginado cuando empezaste.


Para seguir leyendo sobre Motivación

Aquí tienes unas reflexiones sobre una misión muy interesante: ser feliz.

 

“Sí, pero…”: el rol victimista

¿Ves cómo es imposible que yo salga de aquí?

Para mantener el guion de tu vida puede que estés jugando a un juego que aparentemente te reporta lo que necesitas, pero que en realidad te hace sentir mal. Si tu forma de vivir la vida la mayoría del tiempo es la de un ser desamparado que no tiene ningún control sobre lo que sucede, probablemente estás metido en el rol victimista.

A veces los perros ponen cara de victimista

Ser victimista no es ser una víctima

El victimista cree que es víctima de los acontecimientos, de lo que le rodea, de lo que otras personas hacen. Pero solo lo cree. Tomando conciencia de ello puede empezar a ser un Adulto autónomo. ¿Por qué no lo hace? Porque hay muchos beneficios secundarios en seguir pareciendo una víctima…

Características del rol victimista

  • Se posiciona en el niño herido, viviendo la vida desde la posición infantil de no poder hacer nada por cambiar sus circunstancias.
  • Se queja de forma continua.
  • Siente pena de sí mismo/a.
  • Se siente herido, ofendido o manipulado en la mayoría de sus relaciones personales.
  • Es muy dependiente de las personas cercanas.
  • Juega al “sí, pero…” echando por tierra los intentos de ayuda que recibe.

¿Cuáles son esos beneficios secundarios que obtiene?

  • No se responsabiliza.
  • Manipula abiertamente a otros para que le consigan lo que no busca por sí mismo/a.
  • Obtiene la energía de otros (les “chupa la energía” como un vampiro).
  • Es “llevado”, como un bebé.

Se puede salir del rol victimista

A pesar de la comodidad aparente del victimista, lo cierto es que sufre mucho, sobre todo por esa sensación subjetiva de sentirse atacado o controlado por el exterior. Es la persona con este rol la que por sí misma ha de decidir salir de él, si bien es cierto que los que hacen el rol “salvador” le pueden ayudar mucho cuando dejen de ayudarle.

Pasos para salir del rol victimista:

  1. Recupera tu poder, actuando por ti mismo/a en lugar de esperar a que otros lo hagan por ti.
  2. Saca más partido a tus recursos internos: tú también eres fuerte.
  3. Deja de buscar vivir de otros o del Estado: eres capaz de mantenerte a ti mismo/a.
  4. Abandona las justificaciones del pasado, las circunstancias, los genes… Y cuéntate una historia de héroe o heroína triunfadora.
  5. Ámate a ti mismo/a en lugar de buscar constantemente el cariño y la aprobación fuera.

Como puede verse, la vida fuera de este rol puede ser mucho más significativa y enriquecedora. Mientras te abres camino hacia ella, pedimos a los demás un poco de comprensión hacia los victimistas del mundo.