Ese profesor

En más de una ocasión me han pedido que un contenido formativo para aprendizaje electrónico evocara a «ese profesor que todos recordamos», un profesor o profesora que nos marcó por lo bien que explicaba, por cómo se ganó a la clase, por las descripciones tan ilustrativas que parecía que veías lo que estaba contando… Aquel profesor que prestaba una ayuda especial a los que iban más despacio, pero no perdía de vista a los que captaban todo a la primera.

Pues bien: no es posible. Lo siento, pero no. Es más, si al impartir una formación presencial a adultos me piden que provoque el efecto de ese profesor que todos recordamos, la respuesta va a ser la misma: va a ser que no.

Imagen de Cottonbro en Pexels.

Lo que supone ese profesor

La relación que se establece en la infancia y adolescencia con los docentes no es la que se establece en la edad adulta. Los y las docentes son adultos y personas de apego que educan, se asimilan a «figuras paternas». Normalmente, se tiene clase con ellos durante al menos un curso lectivo, si no más. Por lo tanto, entra en juego aquello que os decía de la oxitocina: se crea una relación como de amistad.

Y, sobre todo, lo que aprendemos de esa persona lo hacemos en una etapa en que todo es nuevo, fresco, por tanto las impresiones son más intensas y duraderas. No es como lo que aprendemos de adultos, que es un refrito de lo ya conocido y muy pocas veces nos sorprende, incluso si contiene «bells and whistles» (campanas y silbatos), una forma de referirnos a las florituras multimedia en los cursos en línea.

Pilar Hernández

Pilar Hernández (o acaso Fernández) fue mi profesora en 4º de educación primaria (EGB). Esta profesora me escribió en un boletín de notas:

Llegarás lejos.

Pilar Hernández, profesora de primaria.

Esto es un impulsor. Que un docente te escriba una frase tan llena de posibilidades es un gran impulsor. También puede servir, de forma negativa, de listón inalcanzable. A veces he pensado: «¿Habré llegado tan lejos como Pilar Hernández aventuraba?». Probablemente (aún) no. Eso sí, tener un regalo como esta frase y recordarlo de vez en cuando para mí ha sido una gran motivación.

Carlos Urdiales Recio

Recientemente, un profesor que nos daba clase de técnicas de escritura en bachillerato (BUP) ha contactado conmigo. En su mensaje, me ha escrito las mismas palabras que me dijo a los 15 años y que, claro, no se me han olvidado:

Escribes como los ángeles.

Carlos Urdiales Recio.

Al igual que pasa con el ejemplo de Pilar, la frase fue un auténtico impulsor para mí, aunque no era consciente de hasta qué punto escribía diferencialmente bien. Con el paso de los años, he sabido que, en efecto, aquellas redacciones que hacía eran excelentes (modestia aparte). La que este profesor incluyó en un libro suyo también yo la incluí en un libro mío que puedes descargar aquí: Relatos siniestros.

El sueño de equipararme con mi amigo don Benito Pérez Galdós quedó ya muy atrás: pronto descubrí que no era novelista. Si ya es difícil abrirse paso como novelista, en cualquier otro género, como los cuentos o los poemas, incluso el teatro, la producción queda en un plano marginal. Sea como fuere, el apoyo de este profesor fue clave. Y seguí escribiendo: ya lo podéis ver, en este blog cada semana desde 2008, con parones, y algunos librejos por ahí. Mis mayores éxitos, haber ganado un 2º premio por un relato (llamado Alas, por cierto) y haber estado como autora en la feria del libro. Imponderable. ¿Escribo como los ángeles ahora? Bueno, esto es una redacción decente y correcta más que otra cosa. Aun así, esa capacidad o posibilidad está ahí.

Cuestión de influencia y poder

La gran influencia que puede tener un docente es también un poder que hay que utilizar con mucho cuidado. Como decía, el profesor o la profesora es algo más que otro adulto que te habla raro, se generan lazos fuertes a lo largo del curso y para algunas personas como yo, el profesor puede ser, en un momento dado, uno de los escasos amigos/aliados en una etapa que se puede vivir como muy hostil.

El docente tiene que cuidar mucho lo que dice al alumnado, en especial si es negativo: quedará igualmente marcado, pero no como impulsor, sino como mandato: «Serás tan vago como tu padre».

Así, poca mención a esos otros profesores que también he tenido que viven de ridiculizar a su alumnado, quizá por algún complejo de inferioridad y mediocridad: amigos, desde mi etapa adulta os digo que ojalá os hubieseis dedicado a otra cosa. Claro, que sé que vuestro guion de vida os llevó a ello y de alguna manera no fuisteis capaces de salir de ese camino.


Y por no dejar mal sabor de boca, expreso toda mi gratitud a Pilar Hernández, a Carlos Urdiales Recio y a tantos otros profesores y profesoras que me ayudaron a impulsarme hasta donde estoy y más allá. Vuestra labor es impagable.

¿Y tú? ¿Recuerdas en especial a algún docente? ¿Te llevaste palabras de aliento como estas? Ya sabes, cuéntame en los comentarios y comparte libremente. Muchas gracias por leer.

El objetivo del aprendizaje

El día del libro me regalaron Clásicos para la vida, un libro de Nuccio Ordine.

A pesar de tratarse de un libro sobre los clásicos de todos los tiempos, desde el principio estamos leyendo a un profesor de vocación.

Así, en su prólogo, el autor habla sobre pedagogía. Al leerle, me he dado cuenta de que quizá en algún momento he compartido su forma de pensar, pero ahora no lo hago, o no en todos los aspectos que expone.

¿Qué dice Ordine?

Saber enseñar o dominar la materia

Nuccio Ordine señala que es fundamental dominar la materia para poder enseñar.

Si no se domina esa literatura específica, ningún manual que enseñe a enseñar ayudará a preparar una buena clase.

Esta fue la primera frase que subrayé, porque, desde mi punto de vista, saber enseñar (y saber comunicarse) es más importante que dominar la materia. El rol del profesor ha cambiado, ha pasado de ser la autoridad y el experto del que mana todo el conocimiento a ser un facilitador y un comunicador en posesión de técnicas pedagógicas. Así, la «buena clase» está formada por varias fuentes de conocimiento, aparte del profesor.

Esto no significa que el formador pueda impartir una clase si ignora por completo una materia. Lo deseable es que la conozca en la mayor profundidad. Pienso sin embargo que, si tenemos que elegir qué pesa más, el docente tiene que saber enseñar «de lo que sea», y esto es conocimiento de pedagogía, metodologías y comunicación.

Amar lo que se enseña

Un estudiante recorre una biblioteca con un libro en la mano

Otro aspecto que Ordine destaca en su prólogo es la importancia de amar lo que se enseña. Nos dice:

No se puede hablar al alumnado sin amar lo que se enseña. Una pedagogía rutinaria acaba por matar cualquier forma de interés.

Es cierto que es mucho más difícil comunicar algo que no se ama, pero es posible. Pensemos en los actores: un actor tiene que interpretar a Hitler pero no ama a Hitler, es más, lo detesta. No digo que un profesor sea un actor… pero hay algunas trazas. El formador en el aula, por comunicar interés en la materia, puede utilizar todo tipo de recursos, sin que esto implique su amor por ella. Dependerá de «las tablas» que tenga, y volvemos a la comparación con el actor.

Ademas, pienso que las dos frases de Ordine no pueden ser consecutivas, una no implica a la otra. De la falta de interés al amor por la materia hay un gran trecho. La pedagogía rutinaria se hace cuando no hay interés por parte del que enseña no tanto en la materia, sino en los alumnos.

¿El objetivo de la enseñanza debe ser la profesionalización?

Esta es la pregunta fundamental que subyace en su prólogo y que hace comprender su rechazo a la formación online. Solo tenemos que leer:

formar pollos de engorde criados en el más miserable conformismo…

Aquí, dolorosamente, profesor Ordine, es donde en otra época habría estado de acuerdo con usted, pero ya no.

Yo disfrutaba enormemente de estudiar cuando era pequeña. Lo que contaban los profesores se me quedaba grabado, no tenía que memorizar ni repasar. Estaba fascinada.

Sin embargo, aquello que estudié, ¿adónde ha ido? ¿Me ha servido de algo escuchar datos sobre decenas de autores de distintos siglos? Los datos no, recuerdo las anécdotas. ¿Aprender a hacer la raíz cuadrada? Ahora no sabría por dónde empezar, pero sí me quedo con la capacidad de razonamiento lógico que dan las matemáticas. ¿Saber fechas de nacimiento y muerte de reyes? Lo que sí veo importante es recordar la relación entre los siglos y las épocas.

Considero importante conocer la literatura, la filosofía y la historia. Dice Ordine:

El estudio de la literatura, la filosofía y la historia será una inspiración para que los jóvenes busquen una vida plena, una vida que incluya hacer aportaciones creativas e innovadoras a la sociedad.

No puedo estar de acuerdo en que el estudio de las asignaturas de humanidades per se implique que los estudiantes sean más creativos. Quizá lo puedan ser más con asignaturas como las matemáticas, la robótica o con juegos «profesionalizados».

Todo depende de cómo se enseñe. Y volvemos a la metodología y a las dinámicas elegidas.

La elección de la carrera

Ante la elección de una carrera universitaria, [los alumnos] se sienten desgarrados por un terrible dilema: ¿qué hacer?, ¿seguir libremente sus intereses o dejarse condicionar por una opción basada exclusivamente en las oportunidades del mercado?

Yo hubiera agradecido que las materias tuvieran un mayor contacto con la realidad del mercado laboral, no solo cuando estudiaba en el colegio, sino especialmente en la carrera. Hice una carrera aparentemente utilitaria, Económicas. Sin embargo, muy pocas personas son realmente «Economistas», ya que este saber es fundamentalmente teórico.

En las empresas se hace contabilidad, se recogen datos y se organizan en distintas cuentas. Nada que ver con las distintas teorías macro y microeconómicas. Así, un recién licenciado en la carrera que yo estudié no tiene mucha idea de qué hacer en el mercado laboral. ¿No es esto importante? Yo diría que es crucial.

El destino individual

Dice Ordine que:

…quien ha cursado con pasión disciplinas consideradas «sin futuro» ha tenido, a veces, muchas más posibilidades de realizarse.

Pienso que el destino de cada uno tiene muy poco que ver con las disciplinas que se han cursado. Me gustaría ponerme de ejemplo de nuevo: yo no me he realizado ni como economista ni como «literata». Cursé con pasión, usando las palabras de Ordine, la carrera de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, una carrera sobre la belleza de la obra poética.

Y mientras la cursaba, podía observar con claridad cómo no iba a poder dedicarme a nada relacionado con ella.

Mi realización ha ido por el camino que la vida me ha marcado, y pienso que habría dado igual lo que hubiera estudiado, si bien todo me ha servido para algo.


Retomaré las reflexiones de Ordine en otro post, porque dan para más.

¿Cuál es tu experiencia? ¿Te ha servido lo que has estudiado? ¿Crees que es más importante un aprendizaje humanístico o uno utilitario? ¿Eres profe y estás totalmente en desacuerdo conmigo? ¡Cuéntame! 🙂