Dándonos ánimos unos a otros

El coronavirus cada vez está más cerca, cada vez me provoca más respeto, cada vez siento más el dolor de los que dan positivo, de los muertos. Dedico por ello un tiempo a enterarme de las últimas noticias. Después, procuro compensarlo con las múltiples manifestaciones de creatividad y humor que produce una situación como esta.

Así, mi actividad social principal se ha convertido en escuchar y compartir canciones en grupos de whatsapp. Como os contaba en el post anterior, un compañero de teatro tuvo la iniciativa de proponer este juego: dedicar cada uno/a una canción al resto en el grupo. He replicado la iniciativa en otros dos grupos, así que paso bastante tiempo escuchando estas canciones que nos dedicamos unos a otros y dejándome llevar por las emociones que despiertan.

Una serie de discos de vinilo y unos auriculares, que dan la idea de la importancia de escuchar música durante el confinamiento

En este post os paso las que más me han gustado, de entre unas 60 canciones, en tres categorías:

Canciones para levantar el ánimo, bailar, reír…

Seguro que os han llegado unas cuantas, que incluso se han puesto en ventanas y balcones para darnos ánimos entre todos/as. Yo os dejo aquí las que más me han cambiado el estado de ánimo de la resignación a la sensación de alegría:

Sobreviviré, de Mónica Naranjo, gracias a mi madre:

Party Rock Anthem, LMFAO, gracias a Jorge:

La magonesa, una parodia de Harry Potter, de Trazzto, gracias a Laura:

Todos los días sale el sol, de Bongo Botrako, gracias a Bea:

 

Canciones para reflexionar

La mala costumbre, Pastora Soler, gracias a Ana:

A tu lado en casa, Los secretos, gracias a Antonio, el impulsor de esta idea:

Quédate junto a mí, Playing for Change, gracias a Alberto:

You’ve got a Friend, de Carole King, gracias a Javier:

 

Canciones con vídeos curiosos

La Revolución Sexual, de La casa azul, gracias a María:

Hoy toca ser feliz, Mago de Oz, gracias a Ceci:

Think, de Aretha Frankin, gracias a Alberto:

Tiny Desk Concert de Monsieur periné: NPR Music, gracias a Susana:

 

Y un poquito de ruido blanco

Es posible que estos días estés escuchando demasiado silencio, que te desveles como yo a las 4 o 5 de la mañana o que cualquier ruido de los vecinos empiece a quitarte el sueño. Para ello, recomiendo un poquito de ruido blanco. Este vídeo dura 10 horas, así que lo podrías tener puesto toda la noche. A mí me basta con un rato, no sé si llega a una hora, hasta que de repente lo apago entre sueños:


Tengo que admitir que no habría escuchado la mayoría de estas canciones en “otros tiempos”. De hecho, no veía vídeos que durasen más de 3 minutos, ni soportaba canciones de estilos musicales muy ajenos al rock o a la música de baile. Pues mira, “chúpate esa”, estoy descubriendo todo un mundo y ampliando mis estrechos horizontes musicales…

Gracias por leer.

¿Otra vez la misma canción, Sam?

En Casablanca, Sam tocaba una canción que Rick le había prohibido

Seguro que la tensión y dinamismo del guion de Casablanca decaerían si, en el momento en que Rick descubre a Sam volviendo a tocar “As time goes by” le hubiese dicho:

¿Otra vez la misma canción, Sam?

Y es que, ¿cuántas veces como máximo puede escucharse una canción? ¿Dónde está el límite más allá del cual la “utilidad marginal decreciente” comienza a ser negativa y el bien se convierte en un mal? Lo creáis o no, este tipo de preguntas se analizan en Microeconomía y se representan en ejes de coordenadas…

Pero no, no quería entrar en el terreno analítico, sino en el del arte.

¿Existe un límite en el disfrute de una obra de arte?

Mi grupo preferido es Queen. Puedo asegurar que la mayoría de las canciones ya no las soporto. No solo me las sé de memoria, es que ya no me proporcionan ninguna “utilidad” o satisfacción.

Hablemos de obras universales, por si a alguien no le gusta Queen: ¿qué me decís de La Gioconda? Una vez estuve en el Louvre, y vi a la Mona Lisa. La vi, sí. Creo que había cincuenta metros de distancia, cubiertos por gente tratando de ver lo mismo que yo. El tamaño del cuadro era menor al esperado (las reproducciones no nos dicen el tamaño original), y a la distancia a la que pude avistar esta obra, no me dijo absolutamente nada: ya la había visto, aunque no fuera la original, un número demasiado alto de veces.

¿Y qué ocurre con un libro? Pues creo que en este caso es más difícil agotar la “utilidad” o el disfrute de la obra, porque rara vez se lee un libro dos veces, o quizá sí, uno muy concreto. Yo he releído algún libro muy puntualmente, pero en general, el libro es un objeto cuya utilidad desaparece una vez se sitúa, ya leído, en la estantería.

El espesor

Yo no hago más que acordarme del concepto de “espesor”. Se nos explicó en Teoría de la Literatura, como la dimensión de peso o grandeza que adquiere una obra por la cantidad de receptores que tiene y ha tenido a lo largo de la historia, algunos de los cuales la han estudiado a conciencia.

Por ejemplo, Las Meninas. Otro cuadro que si te lo menciono tienes de él una imagen mental rápida, porque es ciertamente difícil no haber visto nunca una reproducción. Quizá no recuerdes que es la familia de Felipe IV o la ubicación concreta de los personajes, pero sí que te viene a la cabeza un “manchurrón” de Las Meninas.

Usar, usar, usar, despacito, y luego tirar

La tendencia es, precisamente, a agotar cuanto antes el número de veces que puedes disfrutar de una obra antes de empezar a odiarla. Ocurre con las canciones que son número uno en las listas, como Despacito.

Algo hace que te sea totalmente imposible escapar al uso reiterado de algunas canciones: están en el supermercado, en el gimnasio, en la tele, en la radio… Hasta que son agotadas. Ojo, que la canción que he tomado como ejemplo a mí me gusta. Y también tengo que decir que cuando la escuché en más de un sitio en Atenas… Pues ya me gustó menos.

¿Otra vez el mismo libro, Sam?

Esto, por tanto, es lo que nunca oiremos, ya que un libro es lo suficientemente gordo como para evitar el queme por exposición reiterada al producto.


¿Tú cómo lo ves? ¿Hay alguna película, canción, libro, cuadro, escultura… que no te canses nunca de disfrutar? ¿Crees que existe un número finito de veces en que puedes estar en contacto con una obra? Me gustaría conocer tus opiniones, ¡gracias! 🙂