La lista de lo que nunca sucede

Una de mis listas de tareasArrastro una lista de tareas, de “buenas acciones” que sin embargo nunca suceden.

La mayoría de ellas son tareas que estaría bien o muy bien hacer, pero que no son cuestión de “vida o muerte”, o siendo menos exagerados, no impiden que siga viviendo cómodamente.

Sobre todo eso, estas tareas en muchas ocasiones se contraponen a la comodidad, lo cómodo parece atraerme como un imán, resultando lo más placentero que se puede hacer.

La lista de tareas se sitúa en un futuro incierto que nunca llega, y al tiempo nos saca continuamente del aquí y ahora.

Cabe preguntarse si es necesario realizar las tareas de la lista, o si es necesario si quiera mantener una lista. La mayoría de estas buenas acciones que nunca acaban de realizarse no parecen provenir de mi voluntad de hacer lo que mi misión me pide, sino más bien de un esfuerzo extra no justificado, una “fuerza de voluntad” de la que tira de riñones.

¿Qué contiene esta lista de tareas?

La lista contiene actividades y tareas variopintas. Un ejemplo: comprar el cartucho magenta de la impresora. Pues… no, no suelo imprimir en magenta, más bien, imprimo en negro sobre blanco. Resulta que la impresora que tengo es muy señorita, y no se digna a imprimir en negro si no tiene dentro de sí un cartucho de tinta magenta. ¿Mi solución hasta ahora? Me acerco a la copistería y hago unas copias. Sería más económico comprar el cartucho magenta, pero resulta mucho más cómodo acercarse a la copistería.

Otro ejemplo: leer un libro concreto. El libro está sobre la mesa, de hecho, hay varios libros sobre la mesa. Ha habido libros que, una vez abiertos, he leído tan rápido que han superado al que está sobre la mesa cogiendo polvo. Los libros “exitosos” van pasándole por encima al otro, literalmente, se apoyan sobre él y lo dejan en un segundo plano que hace el efecto de que el libro ha desaparecido. Pero resulta que leer este libro es una “buena acción” relacionada con unos estudios, o con un plan de carrera. Y por eso sigue sobre la mesa, ajeno a lo que le mantiene tan cerca y tan lejos de los libros que merece la pena leer.

Algunas tareas se caen por su propio peso, como lavar el coche. ¿Sirve de algo? Realmente tengo mis dudas. Sin embargo, cuando ofreces a las amigas que esta vez llevarás tú el coche para ir al gimnasio, por ejemplo, quizá realices esa tarea y consigas tacharla de la lista: al fin y al cabo, el coche lo lava una máquina o lo lava otra persona.

Sucede en casa, sucede en la oficina

Cuando estás en una oficina durante 8 horas al día como mínimo, haces muchísimas tareas de una lista de absurdeces. La empresa avanza “a pesar” de este tipo de tareas que no sirven para nada. Una de las tareas más absurdas suele ser leer y responder al correo. Puede parecer que envío a la papelera de lo absurdo algo muy importante, como es la comunicación. Pero no. La prueba está en que, cuando estás de baja unas dos semanas, a la vuelta la mayoría de correos estériles han dejado de llegarte, y curiosamente, las personas han conseguido solucionar sus propios problemas sin ti. O bien, revisas una conversación que comprende unos setenta correos y ves cómo en ese diálogo propio de Samuel Beckett, se van resolviendo unos temas, y otros van quedando dolorosamente atrás, formando parte de una lista de lo que nunca sucede similar a la que yo arrastro por casa.

¿Cuál es entonces el fin de las listas de tareas?

Pienso que se trata de acallar los sentimientos de culpabilidad por no estar haciendo lo realmente importante, que curiosamente no se logra realizar debido a estas listas…

A mi mente vienen dos referencias:

  • Primero lo primero, de Stephen R. Covey, algo que se ha trastocado hasta la náusea, porque con el razonamiento bienintencionado de que primero ha de hacerse lo que es importante, las organizaciones cuelan en este “primero” aquello que ni es importante ni lleva a ningún objetivo importante para la persona que tiene que realizarlo.
  • No estés ocupado, de Scott Young, que explica cómo en sus retos más importantes tenía la agenda de su día a día prácticamente vacía. Esto no significaba que no hiciese nada, podía estar doce horas haciendo lo mismo.

Entonces, lo realmente importante es lo que es crucial, básico, ineludible para ti. Para nadie más, para ninguna institución, ni para la sociedad, ni para las amigas que verán el coche sucio. No, para ti. Y ahí puedes darte cuenta de que lo que está en la lista de lo que nunca sucede no es en absoluto crucial, básico, ineludible para ti.

Busca tu voz interna, y encontrarás una lista muy corta, tal vez de un solo elemento, por lo que ya no necesitas una lista. Eso sí, necesitas enmarcar en algún sitio visible la frase o palabra que viene a tu mente, para no dejar de realizar lo que sí eres tú, para no perderte en listas de tareas que te mantienen ocupado/a y te hacen creer que eres productivo/a o que estás haciendo algo de valor.

Me gustaría conocer tu opinión, ¿te ocurre lo mismo? ¿Las listas de tareas te persiguen? ¿Tal vez se trata de miles de post-its? Deja un comentario.

Anuncios

La comodidad física

Es posible que algunos de nosotros/as estemos muy incómodos/as en ciertos entornos de trabajo y no sepamos exactamente a qué se debe. Una de las causas puede ser la molestia física, el hecho de que algo en el ambiente no es tan agradable como lo que se ve en esta foto. Por ejemplo:

· Notamos que hace un exceso de calor, pero no advertimos que llevamos los pies “cocidos” dentro de los zapatos.
· Notamos que necesitamos beber agua, pero no percibimos que hay una gran falta de humedad en el ambiente.
· Nos parece como si nos faltara el aire, pero no pensamos en que no entra aire puro en este edificio “inteligente”.
· Estamos irascibles, pero no advertimos el ruido machacón de una impresora, un fax, una fotocopiadora.
· Sentimos dolor de cabeza, pero no nos damos cuenta de que la luz es demasiado fuerte para nuestros ojos, o lleva unas horas parpadeando.

Si queremos ser autoconscientes, esto también incluye nuestro cuerpo. ¿Por qué? Podemos considerar que existen tres esferas en las que el ser humano percibe:

1) Sensaciones corporales: se trata de lo más básico y cercano al mundo exterior. Podemos tener sensaciones básicas de placer o dolor. El calor, el frío, la humedad o la sequedad, la luz, los sonidos o ruidos, todos estos elementos pueden ser percibidos como fuentes de placer o de dolor.

2) Emociones: ante los estímulos externos e internos, podemos tener reacciones inconscientes de nuestro cerebro emocional, que nos preparan para la lucha, la huida, o el bloqueo. Estas reacciones son las emociones, necesarias para la supervivencia, y que pueden resultarnos positivas o negativas, esto es, las podemos clasificar como de placer o de dolor.

3) Sentimientos: se trata del refinamiento de la emoción, una vez pasa por el pensamiento. Los sentimientos son pensamientos con una emotividad añadida. Con el pensamiento podemos potenciar la emoción que sentimos o mitigarla, e incluso provocar una emoción que no estábamos teniendo. Los sentimientos también pueden sernos gratos o dolorosos.

La comodidad física estará incluida en el primer punto. En algunos cursos, he pedido a los participantes que observasen cómo se encontraban, si algo les incomodaba, desde la ropa hasta cualquier ruido de fondo. Muchas veces se daban cuenta de que les molestaban los zapatos, o llevaban la corbata demasiado ajustada, o tenían calor, o frío, o no soportaban oír el zumbido del aire acondicionado. Otras veces, lo que les molestaba era la silla en la que estaban sentados/as, la postura que habían adoptado, o la tensión que sin darse cuenta habían acumulado en los hombros.

Se trata de sensaciones que tenemos continuamente, informaciones que recibimos pero que no emergen a la conciencia y a las que no prestamos atención, aunque acaban formando parte del estado de ánimo con el que hacemos frente al día a día.

Por mi parte, no tengo duda: mi despacho responde a mis necesidades de comodidad física. Por un lado, he diseñado un espacio acorde con aquello que me provoca sensaciones placenteras, como plantas o fotos evocadoras. Ya opté hace tiempo por la ropa y los zapatos cómodos. Y sobre todo: hago los descansos que la prevención de riesgos laborales indica… como mínimo. Los estiramientos, darse un paseo o dejar la vista perdida en el horizonte son recursos gratuitos, que requieren una cantidad de tiempo mínima y que realmente ayudan a sentirse más despiert@, más activ@, más descansad@.¿Y tú? ¿Te sientes cómodo/a? ¿Estás a gusto físicamente? ¿Qué cambiarías en tu ambiente?